El Espectador conoció las declaraciones que ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) entregaron hace un mes cuatro personas que estuvieron al frente de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga en 2014. Hasta el despacho del magistrado Carlos Camargo Assis llegaron el exdirector administrativo, la tesorera, el auditor interno y el hombre señalado de haber hecho el contacto con el publicista brasileño Duda Mendonça a través de Odebrecht: Daniel García Arizabaleta.

García Arizabaleta se desligó del tema y sostuvo que cuando gestionó la reunión con Duda Mendonça en febrero de 2014 en São Paulo, no hacía parte de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga, sino que estaba a cargo de los candidatos al congreso por el Centro Democrático. Asimismo, negó tener conocimiento de la forma en que se hizo el negocio con la empresa ECM Escritorio de Consultoría, de la que el publicista era socio, y dijo que quien tuvo más relación y contacto con Duda y ECM Escritorio de Consultoría fue David Zuluaga, el gerente de la campaña.

A su vez, el director administrativo y financiero de la campaña presidencial de Zuluaga, Miguel Ángel Torres, y el auditor interno, Víctor Manuel Poveda, dieron detalles de la forma en que se realizó el contrato publicitario con la firma de Mendonça. Entregaron los contratos y los soportes de los pagos que, según ellos, salieron de plata que se consiguió por préstamos bancarios. Sin embargo, la que sí olvidó todo el episodio fue la tesorera Norma Maya Hoyos, quien se limitó a responder que no recordaba nada.

“No conocí de donaciones”. En su declaración del pasado 20 de febrero ante el CNE, el exdirector de Invías Daniel García Arizabaleta manifestó que nunca fue el gerente de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga, que no conoció sobre temas administrativos ni aportes financieros y que su labor fue simplemente operacional. Asimismo sostuvo que llegó a la campaña luego de que Alicia Arango y David Zuluaga se lo pidieran, pues necesitaban alguien que trabajara con las regiones.

Sobre la relación con el publicista “Duda” Mendonça, declaró que en febrero de 2014 él gestionó a través de Odebrecht una reunión, luego de que el propio Óscar Iván Zuluaga se lo pidiera. Según él, Zuluaga sabía que había sido asesor de Odebrecht entre 2010 y 2013. Gracias a este nexo logró coordinar los encuentros en Brasil con Mendonça a través del directivo Luiz Batista. Agregó que a Brasil viajó junto con David Zuluaga, Oscár Iván Zuluaga e Iván Duque, quien “iba como asistente en la parte programática”. Además, que tiempo después asistió a una segunda reunión con Mendonça en Bogotá por invitación de David Zuluaga.

Finalmente, García precisó que no sabía sobre el contrato que firmó la campaña con Mendonça, porque “quien mantenía relación directa (era) David Zuluaga. Mantenía relación permanente. De lo que recuerde, cuál fue el valor del contrato, no tengo idea”.

Así se pagaron los contratos publicitarios. Miguel Ángel Franco declaró ante el CNE el pasado 23 de febrero que al ser director administrativo de la campaña de Óscar Iván Zuluaga tenía que reportarle todos los movimientos al gerente David Zuluaga, pues era el ordenador del gasto. Asimismo, que la tesorera era quien controlaba los procesos de donaciones y contribuciones a través de tres formatos. 

Franco explicó que en contratos de publicidad se pagaron US$1,6 millones, que para el 2014 equivalían a $3.139 millones. Entre las empresas a las que se contrató estaba la firma JECM Escritorio de Consultoría, de la que “Duda” Mendonça era socio mayoritario y que recibió dos contratos -uno para la primera vuelta y otro para la segunda- por un costo de US$1,08 millones. El director financiero sostuvo que las piezas publicitarias las recibían directamente los Zuluaga y que él nunca supo quién presentó a Mendonça.

La tesorera que no recuerda. La tesorera de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, Norma Hoyos, explicó el 24 de febrero, ante los investigadores del CNE, que su rol era “velar por el estricto cumplimiento de la campaña. Todo referido a los ingresos, cuentas bancarias y conciliaciones”. Agregó que sus informes se los entregaba al comité financiero, que estaba compuesto por ella; el director administrativo, Miguel Franco; el gerente de la campaña, David Zuluaga, y otras personas que referían posibles donantes.

Hoyos explicó que el ordenador del gasto era el gerente de la campaña y que cualquier desembolso tenía que tener dos firmas, la de ella, la de Zuluaga o la de Franco. Además indicó que toda la información que se le entregó al CNE era veraz y estaba soportada. Sin embargo, dijo que no recordaba nada respecto del contrato con el publicista “Duda” Mendonça y que se le olvidó cómo se pagó. Pero tuvo la memoria para decir que Odebrecht nunca realizó aportes a la campaña.

A Mendonça le pagaron US$598.000. Víctor Manuel Poveda, el auditor interno de la campaña presidencial, le dijo el 20 de febrero al CNE que se diseñó un manual para el manejo de ingresos y gatos para que todos los donantes contaran con el aval del candidato y el Comité Financiero designara los recaudadores para recibir las donaciones. Asimismo, que los gastos los manejaban David Zuluaga como gerente y el director administrativo, Miguel Ángel Franco, y que todos los pagos eran  centralizados en una sola cuenta bancaria.

Al hablar del contrato de publicidad con “Duda” Mendonça, indicó que se pagó en dos transacciones por US$598.000 y entregó la versión del contrato en portugués y en español. Agregó que la plata para pagarlos salió de préstamos bancarios y que todo se hizo conforme a la ley y sin donaciones del exterior. Además, que en los 11 informes que entregó dejó constancia de los ingresos y egresos de las cuentas de la campaña.