La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia emitió el 17 de mayo sendas certificaciones en las que valora como “determinantes” los testimonios rendidos por los detenidos primos Miguel, Manuel y Guido Nule, y Manuel Galofre, en el proceso que se sigue al ex representante a la Cámara Germán Olano Becerra, por los delitos de cohecho propio y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Estas certificaciones, conocidas por Elespectador.com, se surtieron días antes de que los acusados ex contratistas enviaran una carta a la misma Sala Penal de la Corte Suprema solicitando que se aplacen las diligencias en las que deben participar porque no se les resuelve su situación jurídica en la Fiscalía ni, según dicen, es claro “el interés de contar con nosotros como testigos en los procesos que allí cursan y en los que la H. Corte Suprema de Justicia ha pedido mediante la compulsa de copias sean adelantados”.

Según fuentes cercanas a los primos Nule, ellos sienten que su colaboración con la justicia no está siendo valorada por la Fiscalía, ni para adelantar los procesos con base en sus testimonios, ni para ofrecerles beneficios concretos por su colaboración, como incentivo para seguirla ampliando.

“¿Qué interés tienen en seguir colaborando si al día de hoy la sentencia que se les imponga va a ser la misma que si no hubieran colaborado?”, sostuvo la fuente.

La fiscal general, Viviane Morales Hoyos, ha dicho por su parte que “esta Fiscalía no se deja presionar por las estrategias de defensa de los imputados” y que apenas se está comenzando a estudiar la posibilidad de acceder a un principio de oportunidad con los Nule.

Las certificaciones de la Corte Suprema servirían para presionar que se acelere la negociación de dicho beneficio.