Bogotá. El gobierno de Colombia denunció este lunes una conspiración desde un influyente diario de Estados Unidos para afectar las elecciones presidenciales, con la publicación de un testimonio que vincula al hermano del mandatario Alvaro Uribe con un grupo paramilitar.

El vicepresidente Francisco Santos dijo que la denuncia, publicada en el diario The Washington Post, busca desacreditar a Uribe, quien goza de una alta popularidad principalmente por el combate a la guerrilla izquierdista y a los paramilitares de ultraderecha y cuyo sustituto será elegido el 30 de mayo.

El funcionario sostuvo que la denuncia también pretende afectar al candidato oficialista del Partido de la U, Juan Manuel Santos, quien fue ministro de Defensa de Uribe y es primo suyo.

Juan Manuel Santos, quien ocupa los primeros lugares en los sondeos de intención de voto, es considerado el heredero político de Uribe y ha prometido dar continuidad a sus principales políticas, incluyendo la de seguridad.

The Washington Post publicó el testimonio del oficial retirado de la Policía Nacional de Colombia, Juan Carlos Meneses, que involucra a Santiago Uribe con un grupo paramilitar que operó en los años de 1990 en el departamento de Antioquia y al que se le atribuyen varios asesinatos.

"Hay algo bastante, bastante raro, demasiadas coincidencias sobre lo que está pasando para afectar el proceso electoral, a mí no me cabe la menor duda de que todo esto que está saliendo tiene una intención política", dijo el vicepresidente Santos en declaraciones a periodistas.

"A mí no me cabe la menor duda que esto hace parte de una conspiración para tratar de afectar el resultado electoral, aquí cualquier bandido sale a decir cualquier cosa en determinado momento y yo creo que está bastante amarrado, coordinado para afectar a uno de los candidatos", precisó.

Momento electoral sensible. La denuncia de Meneses surge a pocos días de las elecciones presidenciales, para las que uno de los candidatos con opciones de ganar es Santos, quien mantiene un cerrado duelo en los sondeos de intención de voto con el aspirante del Partido Verde y ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus.

Meneses aseguró en un vídeo que grabó en Argentina ante el premio Nobel de Paz, Adolfo Pérez Esquivel, que el hermano del actual presidente colombiano conformó un grupo de paramilitares que asesinaba a simpatizantes de la guerrilla y a delincuentes comunes, según lo publicado por The Washington Post.

El vicepresidente dijo que existe el claro propósito de afectar la campaña del candidato del Partido de la U y advirtió sobre la posibilidad de que este tipo de denuncia se intensifique para la segunda vuelta en la eventualidad de que ninguno de los candidatos consiga la mayoría absoluta en los comicios del domingo.

El hermano de Alvaro Uribe fue investigado en los años de 1990 por los mismos hechos y su relación con un grupo armado ilegal denominado los 12 apóstoles, pero autoridades judiciales archivaron la investigación por falta de pruebas.

Santiago Uribe negó las acusaciones en su contra y aseguró que se trata de un montaje para enlodar al gobierno y al mandatario colombiano, quien entregará el poder el próximo 7 de agosto y que ha sido un cercado aliado de Estados Unidos.

El vicepresidente colombiano afirmó que detrás de las acusaciones contra el hermano del presidente hay un sector ideológico que utiliza los derechos humanos para atacar a opositores.

Pérez Esquivel admitió en declaraciones a una radio que el objetivo de la denuncia es que las autoridades colombianas reabran el proceso o que en su defecto lo asuma la justicia internacional.