Bogotá. El ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, indicó que podría existir una conspiración para evitar que las relaciones diplomáticas con Ecuador se normalicen.

"Es muy particular observar un patrón, que hemos detectado ya desde hace varios meses, y es que siempre que mejoran las relaciones o se avanza en ese sentido aparece un escollo nuevo. Es como si existiera un esfuerzo, una conspiración para evitar la plena normalización de las relaciones entre estos dos países", dijo el ministro de Defensa al rechazar categóricamente la reapertura del proceso judicial en contra del general Freddy Padilla.

El alto funcionario señaló que con la nueva nota diplomática que se envió al país vecino, se espera que se establezca de manera formal y jurídica que todas las decisiones que se tomaron para ejecutar ese bombardeo, enmarcado en la llamada 'Operación Fénix', fueron "de Estado y, por tanto, no cabe responsabilidad individual", explicó Silva.

Agregó que, de este modo, se refuerza "la posición" que ha mantenido desde el principio en este asunto el gobierno del presidente Álvaro Uribe.

"Yo no puedo juzgar las intensiones de los fiscales y jueces ecuatorianos, lo que sí veo una actitud permanente y constructiva con lo que tiene que ver con nuestra cartera de parte del gobierno del Ecuador (...) trabajamos muy de cerca en los temas que tienen que ver con acciones para fortalecer la responsabilidad común en la frontera", puntualizó el alto funcionario, al confirmar que canceló una visita a Ecuador por la intensidad de las operaciones que se están desarrollando en el país, en contra de los principales jefes guerrilleros y no por alguna molestia por las acciones de la justicia del vecino país.

En ese bombardeo militar del 1 de marzo de 2008 a un campamento de las FARC ubicado en Ecuador, murieron el entonces número dos de la guerrilla, alias 'Raúl Reyes' y otras 25 personas.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, rompió relaciones con Colombia dos días después de ese ataque y el año pasado los dos países iniciaron un proceso de diálogo para intentar normalizarlas.

Uno de los asuntos más espinosos dentro de ese proceso es la imputación vigente al presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, por su "responsabilidad intelectual" en el bombardeo, ya que cuando se produjo era ministro de Defensa.

Pero además, un fiscal de Ecuador imputó este martes, nuevamente, al comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, por su presunta participación en la acción militar.

En respuesta, el presidente Uribe dijo que Colombia no puede, a pesar de querer "el restablecimiento pleno" de las relaciones con Ecuador, "dejar desamparado" a Padilla "en nombre de una diplomacia meliflua y babosa".