Luego de la reunión que se llevó a cabo en la sala de estrategias de la Casa de Nariño, el palacio de gobierno colombiano, entre altos funcionarios del gobierno con el presidente Álvaro Uribe, el Fiscal General de la Nación (e), Guillermo Mendoza Diago, dijo que tiene en su poder una carpeta en la que se comprueba que hubo al menos 60 ataques guerrilleros en la zona fronteriza con el vecino país, y que quizás hubo complicidad de las Fuerzas Armadas Venezolanas por no haber ayudado a combatir las incursiones terroristas.

Mendoza Diago dijo que estudiará cada uno de los casos que tiene en su poder para llevar dicha denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI), tras comprobar que en Venezuela se habrían refugiado los guerrilleros que perpetuaron los ataques.

El encargado del ente acusador aclaró que se podría acusar al vecino país por crímenes de guerra y de lesa humanidad, si se comprueba que las autoridades venezolanas no hicieron nada por evitar que allí se alojaran los terroristas.