Bogotá. La Corte Suprema de Justicia de Colombia eligió a Viviane Morales como fiscal general, poniendo fin a una interinidad de más 16 meses por una disputa entre el ex presidente Alvaro Uribe y el poder judicial que retrasó procesos e investigaciones criminales.

Es la primera vez en la historia del país sudamericano que una mujer es elegida fiscal. La elección se produjo hacia la medianoche de este miércoles y Morales obtuvo 14 de los 18 votos de los magistrados que participaron en la elección.

"Después de una interinidad tan larga, con tantas tareas por desarrollar, con tantas investigaciones delicadísimas que tiene que enfrentar el fiscal, la verdad es que se trata de un reto que implicará trabajar intensamente sacrificando la vida familiar y personal", dijo la nueva fiscal general.

Morales prometió una lucha frontal contra la corrupción y garantizó independencia y transparencia al frente de la dependencia investigadora.

Uribe envió al tribunal un año antes de entregar el poder una terna para que eligiera al fiscal general en reemplazo de Mario Iguarán, pero los magistrados realizaron más de 20 votaciones sin que ninguno de los candidatos obtuviera la mayoría requerida, pese a que hubo cambios de candidatos.

A comienzos de noviembre, el presidente Juan Manuel Santos envió a la Corte Suprema una nueva terna en un intento por destrabar la elección del fiscal.

Además de Morales, una abogada de 48 años experta en derecho constitucional que fue congresista y profesora universitaria, la terna la integraban los juristas Juan Carlos Esguerra y Carlos Gustavo Arrieta.

La Constitución Política de Colombia establece que el tribunal tiene la misión de elegir al fiscal general de una terna de candidatos enviada por el presidente para un periodo de cuatro años.
El mandato del anterior fiscal venció en agosto del 2009 y desde entonces el cargo lo ocupa en calidad de encargado Guillermo Mendoza.

Uribe tuvo enfrentamientos con la Corte Suprema de Justicia, que investiga a varios congresistas aliados de su gobierno por presuntos nexos con los escuadrones paramilitares de ultraderecha.

El ex presidente cuestionó la independencia del tribunal y la idoneidad de sus magistrados, en lo que analistas calificaron como un choque de poderes.

A diferencia de su antecesor, Santos mantiene una relación armónica con el poder judicial.

El presidente de la Corte Constitucional, Jaime Arrubla, dijo que además de la fiscal se eligieron cinco magistrados que faltaban para completar ese tribunal.

"Damos totalmente por superado este trancón que teníamos en los procesos electorales. Le hemos cumplido a la Constitución, le hemos cumplido al país", afirmó.