Bogotá. Conteo voto a voto, reclamos, demandas por supuestas irregularidades —léase fraude— en los escrutinios, romería de abogados en los pasillos del Consejo Nacional Electoral y hasta amenazas de muerte, son los ingredientes que protagonizan hoy ante el lío en que se ha convertido la entrega de credenciales a los senadores y representantes a la Cámara para el período 2010-2014.

A casi cuatro meses de haberse realizado las elecciones y a 13 días de comenzar la nueva legislatura, hasta este martes sólo se habían entregado 78 certificaciones de las 266 curules que componen el Congreso de la República y todo apunta a que, como en el reciente pasado, se vendrá una lluvia de demandas de aquellos que no alcancen un puesto en el Capitolio.

Aunque la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Adelina Covo, se comprometió a que el próximo viernes se podrían estar entregando todas las credenciales, es claro que como están las cosas no será posible. La historia podría ser igual a la de hace cuatro años, cuando a media hora de ser instalado el Congreso todavía se estaban entregando las certificaciones a algunos legisladores.

O como ocurrió hace ocho años, cuando se vino contra el Consejo Nacional Electoral un alud de reclamos judiciales que fueron fallados por el Consejo de Estado pocos meses antes de terminar el período legislativo, lo que obligó a una nueva reconfiguración y a la salida de algunos senadores y la llegada de otros, con las obligadas indemnizaciones.

Esta vez el asunto es igual de peliagudo. Según Adelina Covo, la revisión de escrutinios por las elecciones de marzo más complicada ha sido la de Cámara de Representantes por los departamentos de Bolívar, Valle y Magdalena. Por ejemplo, en el caso de Bolívar, hubo un retraso en los documentos por revisar, los cuales sólo llegaron el viernes pasado en horas de la noche y comenzaron a ser analizados este martes.

“Es cuestión de tiempo, ese es el problema”, dijo la magistrada, quien en lo que tiene que ver con el Senado, reveló que los mayores problemas para definir la entrega de credenciales están en los departamentos de Magdalena, Chocó, Valle, y Bolívar. “Si hay apelaciones, la conformación del Senado estará lista para el fin de semana, pero de ahí no vamos a pasar”, afirmó con optimismo.

La semana pasada, la misma Adelina Covo denunció amenazas de muerte a los magistrados del organismo electoral que adelantan el proceso de verificación de votos en las elecciones al Congreso en Chocó y Bolívar: “Hay personas que están tratando de presionar el proceso y que no parecen estar interesadas en garantizar la transparencia electoral”, afirmó, indicando que se han entregado las pruebas a la Fiscalía y al Consejo de Estado.

Tras la denuncia, el abogado José Manuel Abuchaibe, representante legal del candidato a la Cámara por Cambio Radical Hernando Padauí, acusó a la presidenta del Consejo Electoral de estar favoreciendo a los candidatos amigos del senador Javier Cáceres. Él se refería a los aspirantes Germán Ordosgoitia y a Pedrito Pereira. Abuchaibe dijo que presentaría la denuncia ante la Corte Suprema de Justicia, pues a su juicio, ella debió “declararse impedida” en la revisión.

En respuesta, Covo advirtió que denunciaría al abogado ante el Consejo de Estado por esas acusaciones “temerarias”, las cuales calificó como “dudosas e indebidas”. Lo cierto es que esta situación es un claro reflejo del embrollo en que se ha convertido la entrega de credenciales a los nuevos congresistas y los nervios de punta que más de uno tiene en estos momentos por cuenta de unos escrutinios que aún no ven la luz definitiva.