Bogotá. Cerrando los temas agrícolas pendientes, el jefe del equipo negociador colombiano que lleva las conversaciones con sus pares europeos, Santiago Pardo, declaró que también quedó definido el capítulo lácteo incluído en las negociaciones, lo que constituye un avance final en los contactos de ambas partes.

Así,  lo que sigue es la revisión legal del acuerdo con la idea que el 19 de mayo sea dé la rúbrica (que no es exactamente la firma del TLC, pues esto se produciría posteriormente) en un acto al que asistiría el presidente Álvaro Uribe Vélez.

Lo acordado en el renglón lácteo generó un fuerte enfrentamiento entre el sector lechero colombiano y el gobierno, pues el primero no aceptó los términos de la negociación a los que se llegó en la última cita de los equipos oficiales de Colombia y la UE en Bruselas (Bélgica) a finales de febrero y principios de marzo.

La protesta lechera tenía que ver con el desmonte de la franja de precios (mecanismo que busca estabilizar los precios de los productos lácteos mediante movimientos automáticos de los aranceles que suben o bajan según el comportamiento de las cotizaciones internacionales), pues consideran que el sector local no logrará enfrentar las importaciones procedentes de la UE por las millonarias ayudas internas que otorgan a sus productores, a lo que se suman los crecientes cupos libres de arancel que llegarán al país, informa portafolio.com.co.

Colombia logró negociar la eliminación de los subsidios europeos a las exportaciones de lácteos, e internamente se comprometió a expedir un documento Conpes tendiente a modernizar el sector, y que está siendo elaborado a cuatro manos.

Además, existe el compromiso de la UE y de España de contribuir al desarrollo de esta actividad económica.

Importación de algunos bienes. Santiago Pardo dijo que en la declaración conjunta de excepciones pactada con la UE se aceptó que Colombia seguirá aplicando algunas medidas para la importación de bienes usados, remanufacturados, recuperados, vehículos usados y nuevos de años anteriores. Asimismo, agregó que la declaración se mantiene como una excepción el actual esquema impositivo interno para los licores por dos años, luego de la entrada en vigor del TLC.