Este miércoles viajó el tercer grupo de víctimas que se reunirá en La Habana, Cuba, con los negociadores de paz de las FARC y el Gobierno. Se prevé que cerca de las 7 de la mañana la ONU, la iglesia católica y la Universidad Nacional revelen los nombres de dicho grupo.

Al igual que sucedió con los dos grupos que ya hicieron parte de los diálogos de paz, esta comitiva de está conformada por víctimas de agentes del Estado, guerrillas y paramilitares.

Tal como indicó Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno, a la llegada del segundo grupo de víctimas, quienes viajaron a la isla no van como representantes de las víctimas, sino como una muestra de las realidades de quienes han padecido la violencia en sus distintas formas.

De la Calle también advirtió que lo que no puede ocurrir es que estas personas sean revictimizadas, como ocurrió con Ángela Giraldo, señalada por la representante María Fernanda Cabal de sufrir el “síndrome de Estocolmo” por saludar y llegar sonriendo a la mesa; o la representante Clara Rojas, a quien en un escrito se le negó su condición de víctima del secuestro.

Se trata de un nuevo capítulo en medio de las negociaciones de paz, frente a la que ahora se ha creado una comisión especial que investigará las infiltraciones en las comunicaciones del jefe negociador del Gobierno. Esta comisión tendrá como objetivo perseguir "a cualquiera que esté vendiendo información o que esté entregando información de seguridad nacional de manera deliberada". En esta descripción entrarían quienes interceptaron los correos y teléfonos móviles de De la Calle, que afirmó este fin de semana desde La Habana, haber sufrido hasta 17 ataques en sus comunicaciones.