Bogotá. Colombia expulsó el domingo a un policía venezolano quien se encontraba en forma ilegal en su territorio desde hace seis meses, lo que sigue a una reciente acusación de espionaje de Venezuela a su sistema eléctrico por la que permanecen detenidos ochos colombianos en Caracas.

El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) informó que desde octubre del año pasado son seis los casos de miembros de la fuerza pública venezolana expulsados por encontrarse de manera irregular en territorio colombiano.

La expulsión de Héctor José Fuenmayor Chacin, miembro activo de la Policía Municipal de Maracaibo, se realizó por el puesto de control de Paraguachón, en donde fue entregado a funcionarios de la Oficina del Servicio Administrativo de Identificación y Extranjería (Saime).

El presidente venezolano, Hugo Chávez, acusó la semana pasada a ocho colombianos detenidos en ese país de realizar actividades de espionaje a su sistema eléctrico,el que atraviesa por una crisis que golpea su popularidad.

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, acusó a Venezuela de violar los derechos humanos por las detenciones de colombianos y pidió a organismos internacionales como la OEA y la ONU vigilar los casos.

Colombia recordó que mientras cumple los compromisos de entregar a los efectivos de las Fuerzas Armadas de Venezuela en 36 horas, desde hace ocho meses permanece detenido e incomunicado en ese país Julio Enrique Tocora, un agente del DAS que fue detenido después de atender una invitación de un funcionario del Saime.

Bogotá y Caracas mantienen congeladas sus relaciones diplomáticas y comerciales desde julio del año pasado por decisión del presidente Chávez, en represalia por un acuerdo militar que firmó Colombia con Estados Unidos.

Chávez, el más fuerte crítico de Washington en la región, denunció la supuesta intención de Estados Unidos de instalar una plataforma desde Colombia para invadir su país.

La actual disputa de Bogotá y Caracas es considerada como la peor desde 1987, cuando los dos países que comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, estuvieron al borde de un conflicto armado luego de que un barco de guerra de Colombia fue interceptado por la Armada de Venezuela en una zona marítima bajo disputa limítrofe.

Durante la actual crisis diplomática se han registrado asesinatos de colombianos en territorio venezolano, acusaciones de espionaje y detenciones de efectivos de las fuerzas de seguridad de los dos países.

También se han producido asesinatos de efectivos venezolanos de las Fuerzas Armadas cerca de la frontera con Colombia, destrucción de puentes en la frontera, sobrevuelos de aeronaves militares y expulsión masiva de mineros colombianos desde su vecino país.