Bogotá. Colombia extraditó este jueves a Estados Unidos a siete integrantes de bandas criminales acusados de narcotráfico y lavado de activos, un día después de que autoridades estadounidenses anunciaron un aumento de los esfuerzos para combatir pandillas que exportan cocaína.

Se trata de la primera extradición de integrantes de esos grupos dedicados al narcotráfico y conformados por antiguos paramilitares de ultraderecha.

El director de la Policía Judicial, general Carlos Ramiro Mena, dijo que entre los extraditados se encuentran cuatro miembros de "Los Rastrojos", dos de "Los Paisas" y uno del autodenominado "Ejército Popular Anticomunista" (ERPAC), quienes tendrán que comparecer ante cortes de Nueva York, Texas, Massachusetts, Florida y Washington.

El oficial destacó la extradición de Jorge Alberto Rengifo López, alias "Cacerolo", acusado de negociar más de 4.000 fusiles chinos a cambio de cocaína para un grupo de narcotraficantes y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las autoridades de Estados Unidos intensificaron sus esfuerzos por reprimir a las pandillas colombianas que envían cocaína a los carteles en México, en donde se enfrentan contra las fuerzas de seguridad de su país.

Las denominadas bandas criminales llenaron los espacios que dejaron los escuadrones paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron en medio de una cuestionada negociación de paz con el Gobierno y los desmantelados carteles de Medellín, Cali y el Norte del Valle.

La oficina de la Fiscalía Federal en Miami estableció una unidad especial para concentrarse en combatir a las pandillas colombianas junto con responsables judiciales de este país sudamericano.

Las bandas colombianas envían toneladas de cocaína mensualmente a América Central y México, donde gran parte de la droga es comprada por los cárteles mexicanos.

Colombia es considerado como el primer productor mundial de cocaína con alrededor de 410 toneladas métricas anuales.

Pese a los éxitos en la lucha contra el narcotráfico, con el apoyo de Estados Unidos, el narcotráfico continúa siendo en Colombia un lucrativo negocio que mueve millones de dólares y del que se financia la guerrilla izquierdista levantada en armas contra el Estado en un conflicto que cobra miles de vidas.

Desde el 2.000, Colombia ha recibido más de US$6.000 millones de ayuda estadounidense en su lucha contra las guerrillas izquierdistas y los narcotraficantes.