Bogotá. Dos efectivos de las Fuerzas Armadas de Colombia secuestrados por las FARC fueron liberados este miércoles y recibidos por una misión humanitaria, culminando la entrega de seis rehenes anunciada por la guerrilla, informó la Cruz Roja Internacional.

El organismo humanitario dijo que los liberados son el mayor de la policía Guillermo Solórzano y el suboficial del ejército Salín Antonio Sanmiguel.

"Fueron liberados por las FARC-EP en una zona rural ubicada entre los departamentos de Cauca y Valle del Cauca. El mayor Solórzano llevaba tres años y ocho meses en poder de las FARC-EP y el cabo Sanmiguel, dos años y ocho meses", precisó el Comité Internacional de la Cruz Roja en un comunicado.

En la última semana las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberaron a seis rehenes, quienes fueron recibidos por una misión que lideró la ex senadora Piedad Córdoba.

Los rehenes liberados este miércoles llegaron en uno de los dos helicópteros suministrados por Brasil para la misión humanitaria al aeropuerto de la ciudad de Cali, la capital del departamento del Valle, desde donde abordaron un avión que los trasladó a Bogotá.

En lo que algunos analistas califican como una estrategia para ganar protagonismo político a nivel nacional e internacional y limpiar su imagen, las FARC vienen liberando unilateral y escalonadamente rehenes desde comienzos de 2008.

El grupo rebelde, que dice luchar por imponer un sistema socialista en este país con marcadas diferencias entre ricos y pobres, llegó a tener en su poder a más de 60 rehenes por motivos políticos.

Las FARC, acusadas por el gobierno de obtener millonarios ingresos de la producción y el tráfico de cocaína, ha liberado a 20 rehenes desde 2008, mientras que otros se fugaron de campamentos en medio de la selva y 19 más fueron rescatados por el ejército, incluyendo la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

Rehenes estuvieron encadenados. Solórzano reveló que intentó escapar en una oportunidad. Sin embargo, lo descubrieron y, como castigo, lo encadenaron durante tres años.

"Me esposaron al cuello y al tobillo. Fueron años pesados, de mucha caminata", dijo el oficial de 35 años, quien permanecía secuestrado desde junio de 2007.

Sanmiguel también denunció que recibió un trato degradante por parte de la guerrilla.

"Estuve todo el tiempo encadenado", declaró el militar de 27 años, quien estaba en poder de los rebeldes desde mayo de 2008.

Los dos liberados regresaron en buenas condiciones de salud, de acuerdo con sus familiares.

La entrega de los dos efectivos de las Fuerzas Armadas fracasó el domingo por un aparente error de la guerrilla que suministró mal las coordenadas.

En la región en donde se tenía inicialmente prevista la liberación, las Fuerzas Militares mantienen por aire y tierra una intensa persecución contra el máximo líder de las FARC, Alfonso Cano.

La fallida entrega de los rehenes provocó especulaciones de que la guerrilla sacó ventaja de una suspensión de las operaciones militares destinada a permitir las liberaciones para movilizar al comandante rebelde.

Continúan secuestrados 15 efectivos de las Fuerzas Armadas capturados en combates y asaltos que la guerrilla pretende intercambiar con el Gobierno por cientos de rebeldes presos.

Córdoba confía en que los restantes rehenes queden libres con sus gestiones a más tardar en junio, pese a que no existen contactos de paz entre el gobierno y las FARC.

La política confía en tender puentes entre el Gobierno y el grupo rebelde, pero el presidente Juan Manuel Santos advirtió que se necesita más que liberaciones para pensar en la posibilidad de un diálogo con la guerrilla.