Bogotá. Colombia anunció este jueves que la próxima semana firmará un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea que incluye un estricto cumplimiento de derechos humanos y un seguimiento al sector de los lácteos ante protesta de los productores de leche del país sudamericano.

El pacto comercial, que hace parte de la estrategia del país sudamericano por intensificar su comercio a nivel global, será firmado el próximo miércoles en Madrid, después de más de tres años de negociación, durante la cumbre UE-América Latina y El Caribe.

"Consideramos que es de la mayor importancia tener el acuerdo con la Unión Europea, para la inversión, para los trabajadores, para los empresarios, que es de gran importancia para los Derechos Humanos, que es de gran importancia para el medio ambiente", dijo el presidente Álvaro Uribe.

"Este acuerdo es de esos acuerdos que podríamos llamar de última generación, porque incluye el capítulo de observancia de los Derechos Humanos, el capítulo de respeto a los derechos de los trabajadores, el capítulo de compromiso con las normas ambientales, este es un paso muy importante para nuestra patria", explicó el mandatario.

El tratado comercial se firmará pese a la protesta de los ganaderos y los empresarios del sector lácteo que sostienen que los expone a la quiebra por favorecer los intereses de su contraparte europea.

Pero Uribe dijo que Colombia apoyará a los productores de leche a través de subsidios y que para evitar que el mercado nacional sea invadido se exigirá que los productos lácteos que ingresen al país tengan un vencimiento superior a 12 meses contados a partir de la fecha de ingreso.

Mientras tanto, el Gobierno español, que preside la Unión Europea, informó que el acuerdo incluye una "cláusula de suspensión" ante la posibilidad de una "flagrante" violación de los derechos humanos.

Colombia enfrenta un conflicto interno de más de 45 años en el que las Fuerzas Armadas del Estado combaten a la guerrilla izquierdista y a grupos armados ilegales conformados por antiguos paramilitares de ultraderecha vinculados con el narcotráfico.

El país sudamericano tiene un historial por violaciones a los derechos humanos, que ha incidido para que el Congreso de Estados Unidos no ratifique un acuerdo comercial firmado entre los gobiernos de Bogotá y de Washington.

El país sudamericano mantuvo un intercambio comercial con la Unión Europea por algo más de US$9.600 millones en 2009, ligeramente menor que los US$9.818 millones de 2008.

Colombia ha sido uno de los países latinoamericanos más activos negociando y firmando tratados de libre comercio, pero enfrenta la férrea oposición de organizaciones sindicales internacionales, que han obstaculizado su ratificación legislativa por la situación de derechos humanos.