Bogotá. El gobierno colombiano llegó a un acuerdo con indígenas y campesinos que iniciaron hace dos semanas una huelga en varias regiones del país y obstruyeron la carretera Panamericana en varios puntos del departamento de Cauca (suroeste), informaron este lunes fuentes oficiales.

"Los resultados fueron posibles porque el diálogo que establecimos permitió reconocer a cada comunidad e insistimos en garantías legales que le diera tranquilidad al proceso y al país", señaló el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri.

El encuentro entre los delegados del gobierno y los indígenas y campesinos se llevó a cabo en la localidad de Santander de Quilichao, en Cauca, donde los manifestantes acordaron finalizar las movilizaciones y concentraciones como las realizadas en días anteriores.

"El trabajo que se pueda hacer con las comunidades indígenas y campesinas nos permitirán garantizar una paz estable y duradera acabando con la desigualdad. Falta aún mucho por hacer. Queremos avanzar de manera decidida, pero a la vez seria y responsable con acuerdos que se puedan cumplir" aseveró el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo.

Entre los delegados del gobierno que participaron en las negociaciones están el ministros de Ambiente, Luis Gilberto Murillo; el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo; el director de la Unidad Nacional de Víctimas, Alan Jara, y los viceministros de Agricultura, Interior, Hacienda y Minas, entre otros funcionarios.

Entre los temas dialogados y acordados estuvieron "garantías, justicia, protección individual, paz, participación, derechos humanos,víctimas, pueblos indígenas, campesinos, comunidades afrodescendientes, medio ambiente, relación campo ciudad, entre otros", precisó el gobierno.