Bogotá, Xinhua. El ministro colombiano de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, insistió este martes en que las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) está intentando infiltrarse en la huelga que iniciaron la víspera los caficultores.

Los caficultores, además, han intentado bloquear importantes carreteras del país y se han enfrentado a las autoridades.

Restrepo dijo que "el 90% del problema está ubicado en el departamento de Huila y en las carreteras que conducen de éste al (vecino) departamento de Caquetá.

"Asimismo, (está ubicado) en los departamentos de Nariño y Cauca, donde hay informes bastante confiables de que las FARC están intentado involucrarse en estas protestas. Sabemos que hay cafeteros de buena fe", agregó.

Una vez que inició el lunes la huelga de los caficultores, miles de ellos bloquearon algunas importantes carreteras de centro, centro-oeste y suroeste del país, entre ellas la vía Panamericana.

El presidente Juan Manuel Santos calificó el lunes la huelga que iniciaron los caficultores en su país como "injusta, inconveniente y además innecesaria", a la vez que recordó que su gobierno es el que más ha apoyado al gremio cafetero.

Los caficultores están exigiendo un mayor subsidio, refinanciación de sus deudas, y la renuncia del gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, entre otras peticiones.

Entretanto, las autoridades han desplegado unos 15.000 policías para evitar los desmanes que se han presentado con los campesinos.

"Hace un año, le dijimos al gobierno en todos los tonos que hay una crisis profunda, la más grave en la historia para los cafeteros; hay hambre en los cafetales y no hay respuestas del gobierno. Estas acciones de hoy buscan presionar al gobierno para que atienda los cinco puntos que pedimos", aseveró el líder cafetero Alonso Osorio.

Por su lado, el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Osorio, recordó que el gobierno del presidente Santos ha entregado millonarias ayudas a los caficultores.

"La asignación de recursos no la despreciamos, la valoramos. Son ayudas del 15% de la base del precio actual, pero no alcanzan a cubrir costos promedios de producción”, señaló el directivo.

De acuerdo con los cafeteros que convocan a las marchas, éstas pretenden visibilizar la gravedad de la crisis y presionar al gobierno para que adopte medidas necesarias para lograr un precio interno estándar del grano, que se encuentra actualmente en unos mínimos históricos.