Bogotá, Xinhua. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) ratificaron este jueves su determinación de alcanzar la paz para Colombia, pero rechazaron cualquier ultimátum del gobierno del presidente Juan Manuel Santos para acabar el conflicto armado de 50 años.

En un comunicado conjunto este jueves, fechado en las "montañas de Colombia" en septiembre último y firmado por el Comando Central del ELN y el Secretariado de las FARC, refieren un encuentro para determinar algunas estrategias de paz en vísperas de que inicie el proceso el 8 de octubre en Oslo, capital noruega.

La "indoblegable determinación nuestra, es continuar la búsqueda de una paz que para Colombia y el continente signifiquen el establecimiento de la verdadera democracia, la soberanía popular, la justicia social y la libertad", señalan ambas fuerzas irregulares.

Añadieron que su voluntad de paz se sustenta en la convicción de que el destino de Colombia no puede depender de "los intereses ruines de la oligarquía" sino que son necesarios cambios políticos y sociales con la participación plena del pueblo.

Además, indica el documento, no será mediante un ultimátum o compras bélicas como se pondrá fin al conflicto ni se llevará a la guerrilla "rendida y desmovilizada, ante ese adefesio llamado marco jurídico para la paz". Las FARC y el ELN reservaron el sitio del encuentro, pero subrayan que su reunión estuvo inspirada en los "más profundos sentimientos de solidaridad y camaradería".

Argumentan que su cita hace parte del proceso de unidad que realizan desde 2009 y con el propósito de hacer convergencia de ideas y acciones.

"Realizamos esta reunión, en momentos en que se desarrolla la más profunda crisis del sistema capitalista mundial, caracterizada por una desaforada carrera de guerras de invasión, saqueo y sobreexplotación de los recursos de la naturaleza", subrayaron.

Las FARC, con unos 7.500 hombres alzados en armas, y el gobierno de Santos, iniciarán negociaciones de paz en Oslo y se prevé que viajen a finales de octubre las partes La Habana, Cuba, para proseguir el proceso.

Los cinco puntos de negociación incluyen desarrollo rural y mayor acceso a la tierra, garantías del ejercicio de oposición política y participación ciudadana, fin del conflicto armado, que implica la reinserción a la vida civil de guerrilleros, búsqueda de solución al problema del narcotráfico y derechos de las víctimas.

El ELN, con menos de 2.000 combatientes en armas, ha estado interesado en hacer parte de las negociaciones, pero sigue pendiente un acuerdo.