El gobierno colombiano reveló este miércoles que a Ana Fabricia Córdoba, líder de desplazados asesinada en Medellín (Antioquia), en varias ocasiones se le intentó brindar un esquema de seguridad; el cual, fue rechazado por ella.

Según las cartas del ministerio del Interior y de Justicia, desde el 7 de agosto, cuando asumió Juan Manuel Santos la Presidencia, se dispuso se le hiciera un estudio de seguridad a Ana Fabricia Córdoba, prima de la ex senadora Piedad Córdoba.

Sin embargo, el 11 de diciembre y el 19 de mayo, en dos cartas Córdoba se resistió a que se le practicara el estudio de seguridad y “renunció expresamente” a las medidas de seguridad.

“Yo lamento mucho que esto ocurriera…este es un episodio muy doloroso pero también quiero enviar un mensaje porque las personas que están en situación de riesgo para merecer y recibir protección deben someterse a un estudio que adelanta la Policía Nacional”, señaló Vargas.

El gobierno no puede proteger a nadie que se resiste al estudio sobre su seguridad personal.

Dentro de los argumentos presentados por Córdoba para resistirse a la seguridad estaba que ella sólo pidió avanzar en esclarecer los móviles del asesinato de un hermano a principios de 2010.

“Ella no consideró su propia seguridad”, agregó Vargas.

En el mismo sentido, el ministro admitió que la seguridad de los líderes de los desplazados es el principal riesgo para la entrada en vigencia de la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras.