Bogotá. El ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, dijo que gracias a un trabajo cuidadoso de inteligencia y al impecable desarrollo de las actividades de más de 300 hombres del Ejército se logró el éxito de la “Operación Camaleón”, que consiguió traer a la libertad al general Luis Mendieta, el coronel Enrique Murillo y el sargento Arbey Delgado, que permanecían secuestrados por las FARC.

"Sin una baja y sin poner en riesgo la vida de los secuestrados logramos la meta de la liberación de estos uniformados que permanecían en cautiverio por más de doce años", manifestó en rueda de prensa Silva.

"Esta victoria es de todos los colombianos por las plegarias que dieron para lograr la liberación de todos los secuestrados", continuó el alto funcionario.

Según él, este exitoso operativo demuestra la alta moral de la Fuerza Pública en el desarrollo de la búsqueda y sin ningún tipo de ayuda del gobierno de Estados Unidos para lograr este fin.

"El factor sorpresa demuestra la calidad de los hombres de Fuerzas Especiales porque durante semanas llegaron al lugar de la liberación contra los narcoterroristas de las FARC y a favor de la felicidad de los colombianos", sostuvo.

De momento se desconoce el paradero del coronel William Donato. Aún es incierto, según Silva, el oficial se encuentra escondido en medio de la selva y esperando que los guerrilleros huyan para poder acercarse a las Fuerzas Especiales.

Les llegó la hora a las FARC. El jefe de la cartera de Defensa indicó que los secuestrados se encontraban en poder del Frente Séptimo del grupo subversivo que opera en esa zona. "Estaban protegidos por más o menos 40 subversivos, en el área", dijo.

El eje de este reencuentro de los rescatados es primero con sus familias y "después con el país".

El funcionario no ofreció detalles de la ‘Operación Camaleón' para no alertar a los miembros al margen de la ley que tiene en su poder al menos otros 19 miembros de las fuerzas militares y cerca de 70 civiles.

"Todas operación militar que tiene estas características necesita, naturalmente de la prudencia. No vamos a dar detalles de cómo llegamos al resultado, porque sería realmente contarle al enemigo todo lo que sabemos, que es muchísimo, mucho más de lo que la gente se imagina, y con esa información y trabajo dedicado que muchas veces los hombres de inteligencia no aparecen aquí ante las cámaras, pero son los actores y protagonistas principales de este tipo de resultado", dijo Silva.

Insistió en que el Ejército no revela ninguna información, porque "sería darle al enemigo una ventaja que no queremos".

Silva Luján dijo que este lunes en la mañana serán traídos a Bogotá los miembros de las fuerzas militares rescatados tras la ‘Operación Camaleón'.

Pidió comprensión para los liberados porque "son personas que llevan más de una década en la selva. Necesitan un cuidado especial, un tratamiento especial. Que su salud sea protegida".

Recordó a los periodistas que el eje de este reencuentro de los rescatados es primero con sus familias y "después con el país. Vamos a propiciar ese reencuentro a primera hora".

Anuncio que en ceremonia pública serán impuestos los soles al general Mendieta y al coronel Murillo y "le daremos todos el reconocimiento al sargento (Delgado) como se merecen unos héroes de la Patria".

El ministro de Defensa insistió en que las FARC son unos terroristas que tienen a 19 colombianos miembros de las fuerzas públicas “ilegalmente detenidos y torturados".

No abrió la posibilidad de una liberación negociada, dejando entrever que se cierran las puertas para un intercambio humanitario. "Ojalá estos enemigos de Colombia entendieran que se les acabó el tiempo, les llegó la hora y que deben devolvernos a nuestros hombres y deponer las armas".

Un eufórico ministro de Defensa sentenció que "les llegó la hora a las FARC y esto lo demuestra".

Frente a la suerte del coronel William Donato Gómez dijo que la información entregada por los rescatados indican que escapó de la zona donde estaba ocurriendo la operación, "tenemos la inmensa esperanza de que él se encuentre escondido, como ocurrió con el sargento (Delgado) y que lo podamos recuperar en las próximas horas".

"Para mí como ministro de Defensa, es un honor y un orgullo hacer un reconocimiento al general Padilla, general González, y a todos los altos mandos que están conmigo, porque son ellos los protagonistas centrales de este resultado y creo que los colombianos les debemos a ellos, y toda la fuerza pública, el máximo agradecimiento y todo el respecto".