Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, negó este viernes que desde su país se esté preparando un complot contra el gobierno de su homólogo venezolano Nicolás Maduro y dijo que espera que se respeten los derechos de la oposición, incluido un debido proceso para el detenido alcalde de Caracas.

En una declaración en la que se refirió a la actual situación en Venezuela, el mandatario colombiano mantuvo un tono pausado y evitó criticar al gobierno de Maduro, pese a las presiones de la oposición política que lidera el ex presidente Álvaro Uribe para que lo haga.

"Desde Colombia no existe complot alguno en contra de ningún gobierno y, por supuesto, si llego a conocer algo concreto en este sentido, no sólo lo condenaría sino que actuaría con toda la contundencia de la ley", dijo Santos.

En varias ocasiones Maduro ha denunciado planes para derrocarlo, preparados desde Colombia con la participación de sectores de extrema derecha.

Santos aseguró que Colombia promueve el diálogo directo entre el gobierno de Venezuela y la oposición, para que las dos partes busquen la mejor salida y solución a las difíciles circunstancias que actualmente enfrentan.

"Desde hace mucho tiempo le hemos sugerido al gobierno venezolano –por supuesto, con respeto por su autonomía– la importancia del diálogo para la búsqueda de soluciones. La comunicación con Venezuela siempre ha sido muy franca y transparente aunque muchos no lo quieran reconocer", precisó.

Santos dijo que a Colombia le preocupan los últimos sucesos de Venezuela y que desea que se respeten los derechos de la oposición.

Asimismo recordó que su gobierno pidió en el pasado la libertad del líder opositor Leopoldo López y al referirse al caso del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, dijo que espera que cuente con todas las garantías para un debido proceso.

Ledezma fue detenido el jueves por funcionarios del Servicio de Inteligencia de Venezuela, por una supuesta vinculación con un plan de conspiración que denunció Maduro para derrocarlo.

El alcalde y otros líderes de la oposición fueron acusados por el gobierno socialista de Maduro de estar detrás de un frustrado golpe de Estado alentado por Estados Unidos y que supuestamente se realizaría en febrero.

Venezuela es uno de los países que acompaña la negociación de paz que mantiene el gobierno de Santos en Cuba con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con la que se busca poner fin a un viejo conflicto que ha dejado unos 220.000 muertos y millones de desplazados.

Santos agradeció nuevamente el apoyo y acompañamiento de Venezuela a sus esfuerzos de paz con las FARC.