La Comisión Asesora de Relaciones Internacionales, reunida en el Palacio de Nariño, sacó como conclusión, no aceptar las pretensiones de Nicaragua sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

El ex presidente Ernesto Samper (1994-1998), miembro de dicha Comisión sobre el particular comentó: “Para nosotros las pretensiones que tiene Nicaragua sobre cerca de 50.000 kilómetros cuadrados de mar, que hoy son de Colombia son absolutamente inaceptables”.

Desde 2001, Nicaragua demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia desconociendo el tratado bilateral Esguerra-Bárcenas, que adjudicó en 1928 a Bogotá la soberanía del archipiélago caribeño de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Seis años después, el Tribunal ratificó la soberanía colombiana sobre San Andrés y se declaró competente para analizar la delimitación marítima entre los dos países, lo que dejó en suspenso la posesión de islotes y cayos que están cerca de las islas principales.

En abril de este año se realizó la etapa de alegatos por parte de Nicaragua y la defensa de Colombia. Tras una segunda ronda, las audiencias concluyeron a inicios de mayo y se espera que la Corte emita un fallo antes de que termine 2012.

Sampler también dijo que el país se sostiene en su tesis tradicional de mantener el meridiano 82 como límite, así la Corte de la Haya dude de su efectividad.

Samper explicó que se plantea trazar una línea intermedia entre San Andrés y la costa nicaragüense, sobre el tema dijo: “Se ha planteado una línea intermedia entre el archipiélago y Nicaragua, que representaría correr el límite más hacia el occidente, y va seguir insistiendo en esa pretensión porque es la que corresponde al derecho internacional y los títulos históricos, que tiene Colombia no solo sobre San Andrés y Providencia sino sobre los cayos que conforman el archipiélago, y por supuesto sobre el mar que separa los dos países”.

* Con información de El Espectador y Télam.