Bogotá. En medio de las diligencias de interrogatorio que adelanta la ex subdirectora de operaciones del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia), Martha Leal, quedaron al descubierto datos reveladores sobre el atentado con carro bomba del que fueron objeto las instalaciones de Caracol Radio el 12 de agosto pasado.

En el interrogatorio del 10 de junio pasado, Leal señala que desde el año 2008 había conocimiento sobre la intención de las FARC de poner un carro bomba al frente de las instalaciones de la emisora en la calle 65 con carrera séptima de Bogotá.

El Espectador tuvo acceso a un documento de interrogatorio en donde el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia le pregunta a Leal sobre unos correos electrónicos encontrados en su computador en los que se menciona el atentado terrorista.

Según Leal, ella recibió instrucciones de Fernando Tabares, ex director del DAS, para que se contactara con el jefe de seguridad de Caracol "en relación con una información que había obtenido sobre la posible ocurrencia de un atentado con carro bomba a las instalaciones de Caracol..."

El atentado, el primero de magnitud tras la posesión del presidente Juan Manuel Santos, encendió las alarmas sobre una nueva oleada terrorista presumiblemente por parte de las FARC, pero hasta ahora ninguna autoridad ha revelado resultados sobre las pesquisas que se iniciaron tras el atentado.

Leal señala en su interrogatorio que para adelantar las investigaciones del caso designó al jefe del grupo especial antiterrorismo Edelberto Díaz, que contó con la participación de algunos funcionarios de la Dirección General Operativa del organismo.

La ex funcionaria, hoy testigo clave en el caso de 'las chuzadas' señala que hasta donde recuerda se logró establecer que desde la cárcel Modelo se estaba fraguando un plan para atentar contra Caracol y que desde el penal se estaban dando instrucciones a milicianos para llevar a cabo la acción terrorista.

"Se dijo en su momento que podía estar comandada por una estructura de la Teófilo o la Ruan que es la Red Urbana Antonio Nariño. El caso preocupó mucho dado que al hacerse el estudio de seguridad se encontró que en el mismo edificio y en las torres aledañas estaban también una agencia internacional de noticias y habían importantes ejecutivos en las mismas", reveló Leal.

A renglón seguido la ex subdirectora de operaciones dice que se coordinaron las capacitaciones en anti explosivos para fortalecer los mecanismos de control en la requisa de vehículos, lo mismo que para la revisión de documentos, sobres y demás.

Gracias a la interceptación de unas llamadas telefónicas al portero de un edificio aledaño a Caracol Radio se pudo establecer que éste había sido contactado para hacer labores de inteligencia para los interesados en el atentado.

"... Observamos unas llamadas que llamaron la atención (sic) y ubicamos un teléfono que se encontraba en la cárcel Modelo de Bogotá, pero finalmente pues no supe qué dijeron los funcionarios de policía judicial frente a la investigación porque hubo judicialización para poder llevar este caso y lo que se buscaba era establecer si frente a las investigaciones que se estaban llevando por parte del DAS en la Dirección General Operativa para establecer si existía la conexidad de este atentado en relación con estas investigaciones..."

Leal no dio más detalles sobre la investigación y el fiscal continuó el interrogatorio sobre el caso específico de 'las chuzadas'.

La ex funcionaria dijo que se pudo comprobar que el portero del edificio aledaño a Caracol Radio estaba diciendo la verdad cuando dijo que fue contactado para vigilar los parqueaderos de Caracol.

El objetivo de los terroristas era dejar la bomba dentro del edificio de la emisora y no sobre la carrera séptima como efectivamente aconteció en agosto pasado.