La reunión se desarrollará en La Habana y buscará preparar la reunión del 15 de noviembre, fecha en que se iniciará formalmente el diálogo de paz pactado en Oslo hace menos de un mes.

El gobierno colombiano y las FARC volverán a encontrarse este martes en La Habana para preparar el diálogo formal de paz que comenzará el 15 de este mes, en un clima enrarecido por el recrudecimiento de los combates que en las últimas dos semanas provocó más de 50 muertos.

Ambas partes dieron por inauguradas las conversaciones el 18 de octubre último en Oslo, cuando confirmaron a la capital cubana como sede permanente de las negociaciones con las que se pretende clausurar un conflicto de 50 años.

Inicialmente, el encuentro preparatorio se iba a cumplir este lunes, pero Bernardo Salcedo, negociador suplente de las FARC, dijo a través de un correo electrónico que la cita se cumplirá este martes, algo sobre lo que el gobierno colombiano no se pronunció.

A pesar de que la mayoría de las fuerzas políticas y sociales apoyan las conversaciones, las operaciones militares no cesan y provocaron la muerte de al menos seis militares y alrededor de 50 guerrilleros.

"Lamentamos que los diálogos, a los que apoyamos como medio para que se acabe la violencia, se den en medio de los muertos", dijo a Efe Feliciano Valencia, líder indígena y parte del equipo de paz de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin).

El convulso departamento del Cauca, al igual que sus vecinos Nariño y Putumayo, padece desde hace años los rigores del conflicto, especialmente su población aborigen.

"Hacemos votos porque los diálogos prosperen, pero los indígenas sabemos que allá en Cuba no estamos representados y por eso seguiremos construyendo caminos de paz", agregó Valencia.

Las partes convinieron en Oslo que el 15 de noviembre próximo en La Habana, Cuba, abordarán el primer punto de la agenda acordada: Desarrollo Agrario.

Los otros puntos presentes en la mesa de negociación serán la integración de la guerrilla al sistema político y sus garantías; el cese del fuego y hostilidades de manera bilateral; la problemática del narcotráfico; la reparación de las víctimas del conflicto y el reconocimiento de la verdad.