Washington. Colombia solicitó este jueves a la Organización de Estados Americanos (OEA) que envíe una comisión internacional a Venezuela para que visite, en un período no mayor a 30 días, los campamentos de la guerrilla que según denunció estarían en el vecino país.

La petición ocurre entre acusaciones del Gobierno del presidente Álvaro Uribe de que Venezuela tolera la presencia de guerrilleros izquierdistas en tu territorio, lo cual agregó más tensión a las ya afectadas relaciones entre las naciones andinas que comparten una extensa frontera.

El embajador de Colombia ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, hizo la solicitud durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente del organismo hemisférico en la que presentó pruebas de presencia de líderes de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Venezuela.

"Que se constituya una comisión internacional de verificación con todos los estados presentes en la OEA, todos los que quieran para ir a estos sitios", solicitó Hoyos durante su presentación.

"Si todo eso es falso y todo eso es un montaje, no deben tener ninguna dificultad en que vayamos allá", agregó.

"Las FARC tienen campos de verano en Venezuela, allá tienen a más de 1.500 personas en engorde" , denunció el embajador colombiano.

El Gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez ha rechazado los señalamientos de Colombia y retó a Bogotá a comprobar sus acusaciones.

El Gobierno de Colombia presentó información que dijo fue entregada por guerrilleros desmovilizados, la cual incluyó fotos, vídeos y documentos de los campamentos y los líderes de las FARC y el ELN en territorio venezolano.

El diplomático indicó que "si estas imágenes fueran en la selva de Colombia ellos estarían corriendo, porque aquí si se les persigue, mientras que allá en Venezuela están de engorde. Aquí tenemos pruebas incontrovertibles".

Añadió que “esto es territorio venezolano y si dicen lo contrario es porque le habrán cedido esa zona a los terroristas. Ahí están las coordenadas y muestran claramente que esas estructuras están 23 kilómetro al interior de Venezuela".


Hoyos pidió que el gobierno de Venezuela actúe con responsabilidad y "cumpla con obligaciones nacionales e internacionales y persiga a estos grupos terroristas y los entregue para que sean juzgados por la justicia".

Enfatizó que "Colombia reitera su plena disposición a tener cooperación práctica y real con Venezuela, pero no queremos que se siga presentando esto. En esos campos de verano no se puede seguir cuidando a esos angelitos. Venezuela tiene que cumplir con la obligación nacional e internacional de perseguir a estos terroristas. Que actúen con responsabilidad".

Y reafirmó que “hemos hecho muchos intentos de entregar estas pruebas, pero siempre encontramos insultos y burlas. Las FARC tienen campos de verano en Venezuela, allá tienen a más de 1.500 personas en engorde y en los últimos días hemos recibido información que demuestra que esta presencia es no sólo del pasado, sino de hoy. Las FARC tienen campos de verano en Venezuela".

Respuesta venezolana. En respuesta, el embajador de Venezuela, Roy Chaderton, cuestionó las fotografías mostradas por el diplomático colombiano, señalando que parecían haberse tomado en Colombia.

"Unas de las imágenes donde se muestra a ‘Pablito' en una supuesta playa venezolana, el color de la arena me hace pensar que es más parecida a la playa de Santa Marta, grata ciudad porque allá fue donde falleció nuestro libertador. Además el color del cielo y de las flores son muy parecidos y eso puede ser tanto en Colombia como en Venezuela", dijo.

"Ahora cuénteme una de vaqueros", ironizó el diplomático venezolano.

Agregó que la presentación del embajador colombiano Luis Alfonso Hoyos es otro de los "repetitivos montajes de las Fuerzas Militares y políticos creativos que le cambiaron el nombre al DAS para seguir montando patrañas contra el gobierno venezolano (...) otros de los montajes que hacen eco son los que publica el periódico El Tiempo de Bogotá y el Universal de Caracas (...) esos informes insultan la inteligencia, son fantasías al mejor estilo de García Márquez. No son más que falsos positivos", puntualizó.

Para el diplomático con la reunión de este jueves, ““se le ha hecho un inmenso daño” a la OEA. Y añadió que “esto fue el capricho de un gobernante lleno de rabia que no tiene capacidad para controlar sus emociones”.

(Con información de ElEspectador.com y Reuters)