El director de la Policía de Colombia, el general Oscar Naranjo, señaló que las cifras de los resultados de la lucha contra las bandas criminales sigue siendo la misma desde 2006 cuando inició el proceso de desmovilización de los paramilitares, ya que es imposible llevar una contabilidad criminal bajo el supuesto de que un señalado es efectivamente un delincuente.

"Caímos en la trampa, no se puede hacer un conteo antes de que sean condenados. No es correcto ya que lo impide la dinámica de la personalidad del delincuente y en general del fenómeno criminal", dijo el alto oficial al señalar que los grandes capos tienden a señalar a subalternos para impedir la persecución de las autoridades.

Naranjo explicó que desde el 16 de marzo de 2006 a hoy se ha logrado la captura de 10.400 integrantes de las bandas criminales y no se tiene un estimado de cuantos integran esos grupos ilegales.

Así mismo, dijo que es una prioridad para el Gobierno continuar con la lucha contra las organizaciones dedicadas al narcotráfico y el sicariato, por lo que ordenó un enorme dispositivo militar especialmente en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Meta.

El Gobierno alertó sobre la presencia en al menos 16 de los 32 departamentos del país de estas violentas bandas criminales. Tan sólo en Córdoba, fueron asesinadas 31 personas en las primeras dos semanas de 2011.