Quito. El equipo negociador del Gobierno colombiano con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se quedará en Bogotá y no viajará a Quito para reanudar las negociaciones de paz por decisión del presidente Juan Manuel Santos, informaron este miércoles fuentes oficiales.

"De acuerdo con la decisión del presidente Juan Manuel Santos sobre la mesa diálogos con el ELN, el Equipo de Paz del Gobierno permanece en Bogotá", afirmó el jefe de la delegación oficial, el exvicepresidente Gustavo Bell, citado en un mensaje difundido en la cuenta de Twitter del equipo negociador del Gobierno.

La víspera, el ministro del Interior de Colombia, Guillermo Rivera, ratificó la negativa del gobierno a continuar las negociaciones de paz tras los atentados registrados el fin de semana en el país y que se habría atribuido una facción urbana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que, sin embargo, llamó a Juan Manuel Santos a reanudar el diálogo en Quito.

“Mientras sigan en esta actuación demencial, terrorista, pues la decisión del presidente ha sido clara, quedan suspendidas las negociaciones y los diálogos con esta organización”, dijo Rivera tras el mensaje del ELN para que la delegación gubernamental acuda a la mesa desde este 31 de enero para pactar un nuevo cese del fuego.

“En la medida en que el ELN deje atrás esas acciones se podrían repensar las cosas”, añadió en ministro Rivera, en alusión a los atentados a tres estaciones policiales, con saldo de siete muertos y más de 40 heridos.

Santos, por su parte, había declarado con anterioridad que las negociaciones no proseguirán hasta tanto “el ELN haga compatible su conducta con la exigencia de paz del pueblo colombiano y de la comunidad internacional”. Además, ordenó a las fuerzas militares cumplir sus deberes “con la máxima determinación”.

Este martes el ELN llamó a retomar las conversaciones conducentes a la paz y expresó la intención de bajar la intensidad del conflicto pactando un nuevo cese el fuego, y dijo que esperaba que el gobierno se presentara este miércoles al reinicio de las conversaciones que se desarrollan en Quito con el fin de "pactar un nuevo y mejor cese bilateral" del fuego.

Este martes el ELN llamó a retomar las conversaciones conducentes a la paz y expresó la intención de bajar la intensidad del conflicto pactando un nuevo cese el fuego.

"La delegación de diálogos del ELN espera que el Gobierno cumpla la cita de mañana, miércoles, 31 en Quito, para reiniciar las conversaciones y fruto de ellas, pactar un nuevo y mejor cese bilateral", reza un comunicado de la guerrilla fechado en Quito este 30 de enero, en el que señalan que “bajar la intensidad del conflicto es un esfuerzo bilateral”.

Según el documento, la insurgencia cumplió con los 101 días de cese al fuego pese a una ofensiva militar el gobierno desde finales de octubre, cuando asaltó campamentos en el Chocó y Norte de Santander, por lo que posteriormente, el 15 de diciembre, decidieron retirarse del mecanismo de cooperación.

Sin embargo, señala el grupo armado, la persecución y el asesinato de líderes continúa y mientras antes del cese mataban a un líder cada tres días, y durante el cese y durante el mes de enero pasaron a asesinar a uno cada dos días.

En el mensaje del ELN publicado en su cuenta en Twitter, el comandante Pablo Beltrán, jefe del equipo negociador por esa agrupación, dijo que el genocidio que perpetra el régimen contra los líderes sociales, no es reconocido y se burla de él y puso como ejemplo las declaraciones del Ministro de Defensa colombiano, el pasado 16 de diciembre, cuando declaró que los asesinatos registrados “ocurren por líos de faldas”.

Señaló que en medio de esta crisis cese era imposible su prórroga y se imponía evaluarlo como se acordó el 4 de septiembre, y apuntó que desde que terminó el silenciamiento el 9 de enero las estructuras del ELN están respondiendo a la ofensiva militar ordenada por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien anunció que las Fuerzas Armadas colombianas habían dado de baja a 19 guerrilleros del ELN y que continuaba la ofensiva.

 

En tanto, en una entrevista publicada el sitio ‘Colombia informa’, el comandante Bernardo Téllez, delegado al diálogo de paz, señaló que en enero ya van 15 líderes sociales asesinados, uno de manera directa por la fuerza pública, otros por otros actores, pero el Estado es responsable por acción y por omisión.

Ratificó que la guerrilla está dispuesta a abordar la posibilidad de desarrollar la negociación en medio de un acuerdo de cese al fuego, aunque recordó que una de las condiciones para este proceso de paz impuestas por Santos fue desarrollar el proceso en medio de la confrontación armada. Las otras dos fueron: dialogar en el exterior y que el diálogo debía ser directo.

“Nosotros asumimos esas tres condiciones, por lo que estamos dispuestos a continuar la mesa de diálogos para encontrarle una solución al conflicto armado en las condiciones que el Gobierno de Juan Manuel Santos quiera”, acotó.