Bogotá. El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la mayor guerrilla activa de Colombia, es responsable del violento ataque a una estación de la policía en la ciudad de Barranquilla que dejó cinco efectivos muertos y 41 heridos, dijo el lunes el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

La confirmación oficial es un golpe a la negociación de paz entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el ELN, suspendida desde el 10 de enero después de que expiró un cese bilateral al fuego de más de tres meses y el grupo rebelde reactivó sus ataques contra la infraestructura petrolera y las Fuerzas Armadas.

“Después de investigar toda la noche (...) puedo decir que la autoría de estos hechos de terrorismo está en cabeza del Ejército de Liberación Nacional”, dijo Villegas en declaraciones a la radio local.

El ministro informó que el presidente Santos está analizando los recientes ataques y decidiendo sobre el futuro del diálogo de paz, que desde febrero del año pasado se realiza en Ecuador.

Una estructura del ELN, una guerrilla conformada por unos 2.000 combatientes y considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, se atribuyó el domingo en un comunicado divulgado por Internet el ataque de Barranquilla, pero su autenticidad no pudo ser confirmada.

“La paz sigue siendo un anhelo también con el Ejército de Liberación Nacional, pero por su puesto en estas condiciones entra en un momento bien difícil”, admitió Villegas.

Una estructura del ELN, una guerrilla conformada por unos 2.000 combatientes y considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, se atribuyó el domingo en un comunicado divulgado por Internet el ataque de Barranquilla, pero su autenticidad no pudo ser confirmada.

El ELN, fundado en 1964 por sacerdotes católicos radicales, ha buscado la paz en el pasado con otros gobiernos, pero los intentos han fracasado por las posiciones radicales del grupo rebelde.

Santos, quien termina su segundo mandato en agosto, firmó un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a finales de 2016 para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos. Las FARC son ahora un partido político con un candidato a la presidencia para las elecciones de mayo.