Bogotá. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, demandó por prevaricato al magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Yesid Ramírez, quien pidió a la Fiscalía investigar a su hijo mayor por un presunto caso de tráfico de influencias, según un comunicado divulgado este miércoles.

La demanda, presentada ante la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes del Congreso, fue dada a conocer por el hijo del mandatario, Tomás Uribe, en un comunicado.

Por su parte el abogado del mandatario, Jaime Granados, acusó al magistrado Ramírez de actuar con "odio personal".

Aseguró además que el hijo del presidente es "el más interesado en que estas falsas acusaciones se investiguen y aclaren".

A Tomás Uribe se le imputan delitos contra la administración pública y tráfico de influencias, dentro de una causa que la Corte lleva sobre supuestas prebendas del gobierno a algunos congresistas para asegurar una reforma constitucional que permitió la reelección de Uribe en 2006.

La sala penal del máximo tribunal de la justicia colombiana pide a la Fiscalía que investigue si Tomás Uribe utilizó su posición para recomendar a una persona para la adjudicación de una notaria.

Uribe, quien entrega el poder el sábado, tras negar el cargo que le imputan a su hijo, atribuyó la decisión del tribunal -al que acusó de dar "mal ejemplo"- a una acción individual del magistrado Ramírez.

La semana pasada el Primer Mandatario le mandó decir al magistrado Yesid Ramírez que "no siga acabando la justicia, suplantándola por el odio. Cuando el juez falla con el odio prevarica".

De acuerdo con el presidente Uribe, el magistrado Yesid Ramírez le ha hecho mal al país, al tiempo que juró que sus hijos no han estado involucrados en nombramiento de notarios. Según el Jefe de Estado, es una verdad que el país conoce.

"Mi hijo Tomás acudirá con toda la integridad a la Fiscalía, a la investigación que la Fiscalía quiera adelantar. Quiero decir bajo la gravedad del juramento a mis compatriotas, que estos hijos míos no han intervenido en nombramientos, contratos, en decisiones del Estado", aseveró en su momento el mandatario.

Rechazo de la Corte Suprema. Por su parte, la Corte Suprema de Justicia rechazó públicamente las declaraciones emitidas por el presidente Álvaro Uribe Vélez en contra del magistrado Yesid Ramírez Bastidas, quien hizo las veces de ponente de la decisión de la Sala Penal de pedirle a la Fiscalía que investigara a presunta responsabilidad de Tomás Uribe Moreno, hijo del primer mandatario, en el escándalo de las Notarías.

En sesión plenaria, el alto tribunal determinó expresar el respaldo a la decisión, entendiendo que estaba actuando dentro de sus competencias legales y que era su obligación alertar al organismo competente sobre la supuesta actuación irregular.

“Cuando en razón de sus diferentes actividades aparecen vinculaciones que afectan a terceros que no gozan de fuero ante la Corte, es deber legal compulsar copias a la autoridad competente para que sea ésta la que tome las decisiones del caso”, aclaró la Sala Plena de la Corte.

La colegiatura recalcó que quienes no aprueben las determinaciones que, en derecho, toman sus salas, cuentan con mecanismos jurídicos de los que deben disponer para expresar su disenso.

El jueves pasado, a escasos minutos de conocerse la determinación, el jefe del Gobierno manifestó que era enorme el daño que el magistrado Ramírez Bastidas le había hecho al país y que estaba suplantando la justicia por el odio.