El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado sancionó con destitución e inhabilidad por 20 años al senador Iván Moreno Rojas, por su solicitud de comsiones para la entrega de contratos viales en la capital de la República, en el proceso conocido como el carrusel de la contratación.

Según el jefe del Ministerio Público, Moreno Rojas buscó y negoció además la entrega de las estaciones de gasolina que debían ser instaladas en el proyecto de la doble calzada Bogotá-Girardot para que fueran administradas por su esposa Lucy Luna de Moreno.

El congresista fue sancionado por los delitos de concusión y cohecho, precisando que incurrió en estas dos faltas graves, cuando por medios ilegales ofreció y aceptó dinero con el fin de beneficiar a un grupo de congresistas.

"Penetró la administración del Distrito a través de funcionarios y contratistas con los cuales realizó pactos, con los cuales entorpeció el proceso de contratación en la capital de la República, mediante actos ilícitos”, precisó el Procurador General en su decisión.

Y es que, según el fallo, Moreno Rojas, se valió y aprovechó de su condición de ser hermano del entonces alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, para reunirse con contratistas y funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano para cuadrar la entrega de contratos.

Todas las solicitudes del senador están demostradas con alta certeza, no se pudo comprobar el recibimiento del dinero solicitado por parte de los miembros del llamado Grupo Nule, sin embargo si se pudieron comprobar las reuniones y los pactos allegados con los contratistas y el abogado Álvaro Dávila.

"Impartió y puso condiciones que los miembros del Grupo Nule debían cumplir para la entrega del dinero", aclaró al señalar que durante los 10 meses del proceso fueron muchos los documentos y testimonios que manifiestan los actos ilegales del senador Moreno Rojas durante el proceso de licitación para la entrega de contratos viales en Bogotá durante los años 2008 y 2009.

En la decisión se dicta que Moreno Rojas violó los principios de moralidad, transparencia y rectitud que deben tener los funcionarios públicos. "Su actitud fue sustancialmente ilícita", precisó Ordóñez Maldonado.

El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado le retiró la personería jurídica al abogado Mauricio Alarcón, quien se presentó en la diligencia judicial de este viernes con el fin de solicitar un aplazamiento en lectura del fallo disciplinario en el proceso que se adelanta contra el senador Iván Moreno Rojas.

Según el jefe del Ministerio Público, con esta posición, Alarcón “pretendió inducir al error al Estado colombiano en cabeza de la Procuraduría”, hecho por el cual compulsó copias a la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura.

Igualmente le revocó la personería jurídica al abogado, quien aseguró tener un poder de Jaime Aráujo Rentería para que lo suplantara en la defensa de Moreno Rojas durante la diligencia judicial que se adelanta este viernes.

“Porque al no haber sido otorgada las labores a Araújo para sustituirlo, carece usted de las circunstancias y de los presupuestos para ser abogado sustituto”, hecho por el cual precisó que este poder debe ser entregado por el procesado, sin embargo, esto no representa motivo alguno para suspender la diligencia judicial.

“Usted puede desplazarse a la penitenciara la Picota para que le den el poder y regresar, y sí todavía continuamos podrá intervenir”, precisó el Procurador General, antes de ordenar el retiro del abogado de la sala de audiencias por la policía puesto que intervino cuando no le habían dado la palabra.

El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado rechazó la solicitud de aplazamiento presentada intempestivamente por el abogado Mauricio Alarcón, quien manifestó en una abrupta entrada en la sala de audiencias de la Procuraduría, tener un poder para defender al senador Iván Moreno Rojas en la diligencia que se adelanta de lectura de fallo en el proceso disciplinario contra el congresista por el carrusel de la contratación.

Después de un receso de 15 minutos, el jefe del Ministerio Público manifestó que después de revisar el poder preferente presentado por el abogado, se notaron dos incongruencias, pues el abogado titular Jaime Araújo le otorgó la sustitución de sus labores desde el pasado siete de diciembre.

Hecho por el cual, Ordóñez Maldonado cuestionó su no presencia en la diligencia que se iba a celebrar el pasado lunes 16 de enero, y la cual tuvo que ser aplazada puesto que el abogado titular no pudo hacerse presente puesto que se encontraba fuera del país y su vuelo había sido reprogramado para finales de febrero.

Igualmente se manifestó que su presencia, dos horas tarde después de dar inicio la audiencia es una falta de respeto, por lo que pese a aceptar el poder, el abogado solamente podrá intervenir luego de que se emita el fallo.

“Encuentro que no existe necesidad y que no se está violando el derecho de ratificación que usted argumentó, porque son actos que se realizan entre el principal y el sustituto”, precisó el Procurador General.

En las tres horas que ha durado la lectura del fallo, el procurador General, Alejandro Ordóñez manifestó que a lo largo del proceso disciplinario contra el senador Iván Moreno Rojas, varios testigos entre los que se encuentra el empresario Francisco José Gnecco, evidenciaron el interés de Lucy Luna de Moreno en la ubicación de estaciones de servicio en el proyecto vial conocido como la doble calzada Bogotá-Girardot.

El jefe del Ministerio Público precisó que en enero de 2008, Gnecco presentó a la junta directiva de la concesión del proyecto Bogotá-Girardot un proyecto para “ubicar estaciones de servicio” en el proyecto vial, con el fin de sacarle un provecho económico.

En ese momento, Lucy Luna de Moreno se contactó con Luz Stella Álzate, una reconocida empresaria en este tipo de proyectos, y le propuso la búsqueda de algún proyecto vial en Bogotá o Cundinamarca con el fin de ubicar estaciones de gasolina.

“En ese momento se hicieron una gestiones, en la vía después de agotar las posibilidades se encentran las zonas adecuadas para esto en junio de 2008. Este era la concesión Bogotá-Girardot”, precisó Alzate en su testimonio ante la Procuraduría, precisando que dichos lotes hacían parte de los centro de explotación y de servicio que estaban proyectados.

Después de esto, la esposa del senador se reúne con Miguel Nule, “esa es la primera reunión”. Ahí también participó Luz Stella Álzate y Omar Mogollón, quien trabajaba con una de las empresas del Grupo Nule.