Bogotá. Un avión de la policía colombiana viajó a Caracas para recoger y deportar a un cabecilla guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), detenido en diciembre pasado en Venezuela y condenado a prisión en Colombia.

El avión que recogerá a Nilson Terán Ferreira, alias “Tulio”, en el que viaja personal de la Dirección de Investigación Criminal (Dijin) y de la Interpol, regresará esta misma tarde a Bogotá, informaron a Efe fuentes de la Policía Nacional.

“Tulio”, segundo cabecilla del frente norte del ELN y condenado a 40 años de prisión en Colombia, fue capturado el pasado 25 de diciembre en territorio venezolano.

Pocos días después, al anunciar la detención de “Tulio”, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, agradeció la “colaboración creciente” de las autoridades de Venezuela en la lucha contra los grupos guerrilleros.

Y el día 1 de enero en Brasilia, tras los actos de investidura de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, Santos se reunió con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, quien se comprometió entonces a entregar a “Tulio” a las autoridades colombianas.

La supuesta falta de colaboración de Venezuela en la lucha contra el crimen organizado motivó la ruptura de la relación bilateral en julio pasado, a raíz de que el entonces presidente colombiano, Álvaro Uribe, denunciara que ese país daba cobijo a guerrilleros de las FARC y el ELN.

Solo tres días después de asumir la presidencia en agosto, Santos restableció con Chávez las relaciones entre los dos países, para dar paso a una nueva etapa de colaboración que hasta la fecha se ha saldado con la captura de varios presuntos guerrilleros en Venezuela.

En noviembre, Venezuela expulsó de su territorio a tres presuntos guerrilleros, dos hombres y una mujer, solicitados por la Fiscalía de Colombia por varios delitos, entre ellos rebelión, utilización de medios y métodos de guerra ilícitos, homicidio, secuestro y hurto calificado y agravado.