El Tribunal Superior de Bogotá rechazó la recusación presentada por la defensa de los miembros del Grupo Nule en contra del juez 36 de conocimiento de Bogotá, Álvaro Weiss, descartando los argumentos presentados por los juristas sobre una violación al debido proceso a los contratistas.

En este sentido se considera que el funcionario judicial es “el juez natural” para juzgar a los Nule por los delitos concierto para delinquir, fraude procesal, cohecho y falsedad en documento privado en el proceso por el carrusel de la contratación.

Ante esto, en los próximos días se fijará nuevamente la fecha de la presentación del escrito de acusación en contra de Miguel, Manuel y Guido Nule, así como su socio Mauricio Galofre, y la cual ha sido aplazada por más de 14 meses.

"Este juzgado no se declara impedido para continuar conociendo el proceso en estudio cuando no evidencio ninguna de las causales planteadas por la defensa que conlleve a apartarme del mismo", de esta forma el juez 36 de conocimeinto Álvaro Weissrechazó la solcitud presentada por los abogados del Grupo Nule para que abandonara el proceso.

Para el juez, no existen argumentos claros que indiquen que cometió irregularidades, omisiones, o extralimitaciones en sus funciones que le obliquen a dejar de conocer las prubas dentro del juicio que se adelantan contra los polémicos contratistas por cuatro delitos.

El juez fue acusado por los abogados de los Nule al considerar que el juez 36 a lo largo del proceso ha violando el derecho a la defensa de sus clientes.

Para el abogado Hernán Gonzalo Jiménez, el funcionario judicial ha presentado varios ataques personales a los Nule, violando así el derecho al debido proceso, hecho por el cual debe declararse impedido para seguir adelantando las diligencias judiciales en contra de los polémicos empresarios.

El último y más grave, según el abogado, fue la fijación de tres fechas para adelantar la presentación del escrito de acusación, cuando se estaba estudiando la implementación de un principio de oportunidad con los contratistas.

“Sus manifestaciones hacia esta defensa y nuestros defendido nos dejan ver que ellos ya están condenados y seguramente a las más grandes penas (…) queremos un juez imparcial que no le moleste la presencia de los señores Nule, que no les fastidie el proceso de los señores Nule”, precisó Jiménez.

En ese sentido señaló además que el juez ha obrado de mala fe y en contra del derecho, principalmente cuando ordenó el traslado de la cárcel La Picota de Bogotá al estrado judicial pese a que existía una constancia del Inpec en el que indicaba que los contratistas no querían hacerse presentes en la audiencia.

“Aquí se ha presentado un maltrato en contra de los señores Nule y Galofre. Revisadas todas las actuaciones de manera consciente podemos llegar a un juicio donde tengamos las garantías para la defensa de las personas, no se puede tramitar este proceso con una serie de hechos lamentables para la administración de justicia”, aclaró.