Bogotá/Oslo. Los negociadores del Gobierno de Colombia y de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) retrasaron su llegada a Oslo para el inicio esta semana del diálogo de paz con el que buscarán poner fin a casi medio siglo de conflicto, pero aún planean arribar a tiempo para su único evento público con la prensa programado para el miércoles.

Funcionarios del gobierno colombiano, cuya llegada a Noruega estaba prevista para el fin de semana, ahora lo harán el martes debido a "dificultades logísticas", dijo una funcionario del Gobierno de Oslo.

No quedó claro cuándo llegarán los representantes de la guerrilla izquierdista FARC, el grupo rebelde activo más antiguo del continente americano.

Ambas partes acordaron en agosto comenzar las negociaciones en las dos primeras semanas de octubre, pero ya habían retrasado su llegada mientras trabajaban para afinar los detalles de las reuniones, que se celebran bajo el principio de que "nada está acordado hasta que todo esté acordado".

Noruega, que ha actuado como mediador entre las partes durante años, se negó a discutir el retraso y un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que tanto el Gobierno de Colombia como la guerrilla aún planean asistir a una conferencia de prensa el miércoles, su único acto público.

El diario colombiano El Espectador aseguró que el nuevo aplazamiento es el resultado de un cambio de última hora en el equipo negociador de las FARC, lo que ha generado preocupación en el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Las FARC incluyeron a la ciudadana holandesa Tanja Nijmeijer en su equipo, una decisión a la que al parecer se opuso Bogotá porque no era una ciudadana colombiana, argumentó el diario.

Los rebeldes, sin embargo, alegaron que los términos de su acuerdo les permiten elegir libremente a los miembros de su equipo.

Funcionarios colombianos no comentaron inmediatamente sobre el reporte del diario.

Habla líder de las FARC

El máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, más conocido con el alias de "Timochenko" confirmó que la holandesa hará parte del equipo negociador de la guerrilla, considerada terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

"La guerrillera holandesa a la que se refieren hace parte de nuestra delegación, como cada uno de los miembros de nuestra delegación tiene una tarea concreta para adelantar en la mesa", declaró el lunes Londoño a la emisora colombiana la FM.

"Para nosotros, todos nuestros delegados son igual de importantes y el Gobierno nos ha dado la seguridad de que todos nos van a acompañar", enfatizó.

El jefe rebelde admitió que se presentaron problemas logísticos para el traslado de Iván Márquez, un líder que hace parte del secretariado de las FARC -el máximo órgano de dirección política y militar del grupo- que integrará el equipo de negociación.

"De acuerdo con el cronograma elaborado para recogerlos, el grupo del camarada quedó de último. Por cuestiones de seguridad, nuestra gente no se traslada al sitio hasta que se confirme la hora y fecha en que será recogida", explicó Timochenko.

Una década de intensa ofensiva militar ha debilitado a las FARC, pero ha sido incapaz de poner fin al conflicto, dejando el presidente Santos vulnerable antes de las elecciones del 2014.

Negociaciones de paz fracasaron varias veces, incluyendo el intento de hace más de una década durante el Gobierno del ex presidente conservador Andrés Pastrana.

El máximo líder de las FARC reiteró que tienen voluntad de paz y que en anteriores ocasiones no fue la guerrilla la que se levantó de la mesa de diálogo.

"No le quepa la menor duda de que todos los guerrilleros, desde el más nuevo al más antiguo, acompañan con entusiasmo este nuevo empeño", declaró alias Timochenko, con lo que negó implícitamente rumores sobre divisiones al interior de las FARC.

Las conversaciones en Oslo se centrarán en preparar el terreno para negociaciones posteriores y se espera que las partes luego viajen a La Habana, Cuba, para la parte sustantiva de sus discusiones.

Noruega y Cuba han acordado actuar como garantes en las negociaciones, mientras que Venezuela y Chile serán países "acompañantes".