Desde la tarde del pasado viernes 13 de junio los miembros que conformaban el cuerpo asignado para la seguridad y protección del ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias perdieron cualquier tipo de contacto físico o verbal con él.

Según el informe presentado por uno de los miembros del equipo a sus superiores, desde el 18 de junio dejaron de tener comunicación con él hecho que llamó la atención puesto que las personas que reciben protección están obligadas a dar los datos en dónde se encuentra, con quién y en qué actividad.

“El fin de semana al llegar de servicio se empieza a NO tener contacto visual del PMI y a la fecha no se ha tenido contacto. Indagando con la seguridad privada del conjunto, nos informa que el personaje salió el día viernes 13 de junio del año en curso en las horas de la noche, y que en el transcurso de estos días ha llegado mucha gente sacando cosas del apartamento”, precisa uno de los apartes del informe.

Igualmente manifestó que una camioneta ingresó en la tarde del 16 de junio en el apartamento del ex ministro ubicado en el norte de Bogotá para continuar con el traslado de objetos. Cita además una conversación que sostuvo con la esposa de Arias Leyva quien le aseguró no se estaba presentando ninguna situación rara o extraña.

El informe, fechado el 18 de junio informa que ella les aseguró que si querían seguir hablando con él la llamaran directamente a ella. Esta petición se hizo debido a las solicitudes presentadas por la Unidad de Protección Nacional (UPN) quien les llamó la atención por la falta de reportes de la persona en cuestión.

Según Blu Radio, citando altas fuentes de la Fiscalía General de la Nación, el ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias le habría solicitado a un juez de Estados Unidos que se le otorgara un asilo político.

Desde el pasado 13 de junio le ex jefe de la cartera de Agricultura y Rural se encuentra en Estados Unidos. Por otra parte, se confirmó que la Unidad Nacional de Protección tuvo contacto con la esposa de Arias pero desde hace una semana el contacto se perdió, por lo que el Gobierno Nacional tomó la decisión de cancelar de forma inmediata el esquema de seguridad del ex ministro.

Cabe recordar que Arias podría enfrentar una condena entre los ocho y los 33 años de prisión después de que la Corte Suprema de Justicia lo encontrara responsable penalmente de los delitos de celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros.

El día de la lectura de fallo se les informó a los magistrados que el ex ministro se encontraba en vacaciones y no estaba presente porque no había sido notificado.