Quito. Después de la sublevación policial registrada el pasado 30 de septiembre, que causó una crisis en Ecuador, el comandante de la Policía, Patricio Franco, pidió disculpas a la ciudadanía en nombre de la institución.

A través de una cadena nacional de radio y televisión, anunció que someterán a la Justicia a los quienes incitaron el levantamiento y agregó que la institución también castigará a los insurrectos, informó la Agencia Andes.

Franco enfatizó que “a nuestros compatriotas, reiterarles el compromiso de una transformación institucional y de trabajar incansablemente, buscando en todo momento hacernos merecedores de su confianza”, enfatizó.

Asimismo, el comandante mostró una serie de testimonios de policías que querían disculparse señalando que “son seres humanos”, que “cometen errores como todos”.

Asimismo, anuncian que han decidido “sacudirse el polvo y seguir adelante”.

El oficial destacó que durante la revuelta los policías del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y de otras unidades trabajaron por la seguridad del presidente Rafael Correa.