A las puertas de un nuevo aniversario del Golpe de Estado de 1973, el comandante en jefe del Ejército, general Humberto Oviedo Arriagada, descartó la existencia de un “pacto de silencio” institucional para ocultar información especialmente sobre el destino de los detenidos desaparecidos y señaló su interés en agilizar toda cooperación que pueda ayudar en la solución de estos casos.

Familiares de las víctimas e incluso parlamentarios como la diputada comunista Carol Cariola, en el marco de la romería al memorial del Cementerio General este domingo, reforzaron esa acusación sobre un eventual acuerdo para mantener en secreto datos relevantes.

En el Ejército no hay pacto ni interno ni con los procesados. En una entrevista por Canal 13, requerido directamente si acaso han ocultado información sobre derechos humanos, respondió sin evasivas: “Muy buena la pregunta y una oportunidad para poder generar una aclaración con respecto a eso”.

“Definitivamente lo que se ha denominado ese pacto de silencio, yo puedo dar fe que en el Ejército que me ha tocado comandar hoy día no existe ese pacto de silencio. Al contrario, ha sido sistemática la necesidad de actuar con las autoridades de Justicia para entregar la información que esté disponible en el Ejército”, apuntó.

El jefe castrense marcó diferencias con lo que, dijo, pudiera ocurrir entre los ex militares implicados en estos casos: “Distinto es aquellas personas que están en condición de retiro y que por efecto de su defensa, y conforme a la ley que se los permite, puedan entregar o no los testimonios que ellos estimen conveniente. Pero eso no es un pacto que tenga la institución ni menos con ellos. Sería irresponsable y además que no se podría”.

“Por tanto yo creo que es muy importante aclarar eso, que la sociedad chilena entienda que no existe un pacto de silencio institucional, ni menos resguardo de archivos secretos y eso los ministros en visita los saben”, enfatizó.

En alusión al trabajo de los jueces a cargo de estas investigaciones señaló que “ellos pueden acceder a toda la información que nosotros tenemos, pueden ir al archivo del Ejército, pueden trabajar como ha sucedido, semanas en él y tratar que nosotros generemos el máximo de información para poder ojalá llegar a una... cuando uno dice solución, a lo que cada persona acepte como solución de aspectos que a lo mejor han sido muy dramáticos, muy dolorosos de aceptar”.

Compromiso por cooperar para resultados con "calidad". El general Oviedo recordó antes de esta consulta la declaración del Ejército ante la Mesa de Diálogo de 1998 asumiendo responsabilidades y comprometiendo la suya propia en agilizar estos procesos, aunque, dijo “con calidad”.

Comentó que “hay una responsabilidad institucional que se asumió el año 98 por lo tanto uno obviamente cuando lo nombran comandante en Jefe y si hay situaciones que aún están pendientes, si me siento con la responsabilidad de poder ser una persona al mando del Ejército que pueda ojalá agilizar y que esa situación se solucione porque al final es muy penoso de que entre nosotros no haya un reencuentro total”.

“Para mí es muy importante tratar de hacer todo lo posible por generar las condiciones de que el Ejército, como órgano permanente de la Republica y hoy día, reconocido esto en un aspecto que está judicializado, ser los cooperadores con los ministros en Visita con las autoridades que corresponda para entregar el máximo de información que agilice todos estos procesos”, complementó.

El comandante en Jefe del Ejército se sumó a expresiones del juez Sergio Muñóz en torno a avanzar cuidando el contenido de ese avance: “Algo muy importante que dijo el presidente de la Corte Suprema, y que yo me adhiero plenamente a lo que él manifestó , que esos procesos que puedan acelerarse para tener la respuesta lo antes posible , pero con calidad.

Y en eso nosotros estamos empeñados de hacer esfuerzos incluso más allá de lo que a lo mejor tradicionalmente estábamos haciendo”.