Los diez acusados tendrán que responder en un juicio oral por el delito de "peculado", que prevé hasta diez años de prisión por la malversación de caudales públicos. La causa es por el supuesto cobro de sobresueldos por parte de los funcionarios, para lo que se habría recurrido a fondos reservados que tenían otros fines.

Menem, su ex ministro de Economía Domingo Cavallo, el ex ministro de Justicia Raúl Granillo Ocampo y los otros procesados se presentaron en Buenos Aires ante el Tribunal Oral Federal 4 para escuchar los requerimientos de elevación a juicio de la fiscalía y la querella. Sus defensas solicitaron el sobreseimiento por prescripción del delito, entre otros planteos preliminares que serán resueltos el próximo martes, cuando continúe el debate. Si son rechazados, se dará inicio a las declaraciones indagatorias de los procesados.

El abogado defensor de Menem, Pedro Baldi, anticipó que por el momento el ex presidente no va a declarar. Dos de los acusados, la ex secretaria de Medio Ambiente María Julia Alsogaray y el ex ministro de Defensa Oscar Camilión, no asistieron al debate por motivos de salud.

La resolución que dispuso abrir juicio indicó que la Justicia busca determinar si hubo una "implementación y ejecución de un sistema que posibilitó la sustracción de fondos públicos en forma periódica por parte de distintos funcionarios" del Ejecutivo.

La acusación sostiene que los sobresueldos se pagaron con fondos de gastos reservados que estaban destinados a temas de seguridad y defensa del Estado y que se manejaban con dinero en efectivo sin control gubernamental. La causa se inició cuando Alsogaray admitió, en un juicio oral por enriquecimiento ilícito, que había cobrado sobresueldos al igual que otros funcionarios del gabinete menemista.