Comenzó este martes en la Corte Internacional de La Haya la primera audiencia por la disputa que mantiene Costa Rica y Nicaragua por el dragado hecho por este último país en el fronterizo río San Juan.

En tres días, los 16 magistrados escucharán los argumentos de ambas naciones centroamericanas.

Por una parte, Costa Rica pide a Nicaragua que retire un grupo de militares que presuntamente entraron en octubre en la pequeña isla fluvial de Portillos, situada cerca de la desembocadura del río San Juan, cuya soberanía está en disputa.

El gobierno de Laura Chinchilla también exige que se detengan los trabajos para la construcción de un canal que Nicaragua estaría llevando a cabo en esa zona.

Todos estos argumentos son refutados por Nicaragua, planteamiento que lleva a La Haya, dijo Infobae.

Al abrirse las audiencias, Costa Rica denunció que habría riesgo de un "serio deterioro" del conflicto con Nicaragua por la "actitud" de gobierno de Managua.

El agente costarricense, Edgar Ugalde Álvarez, dijo que “hay un riesgo de un serio deterioro del conflicto como resultado de la actitud de Nicaragua".

Calificó la incursión de Nicaragua en tierra costarricense como una “provocación” que "no sólo pone en peligro la estabilidad y la paz entre ambos países hermanos, sino que cuestiona el marco legal que prometieron respetar", informó El Universal citando a AFP.