Diversas organizaciones de la etnia mapuche en Chile iniciaron esta mañana una cumbre para examinar los últimos hechos de violencia en su territorio y cómo encarar sus acciones reivindicatorias.

Convocado por la organización de Consejo de Todas las Tierras, el encuentro se lleva a cabo en cerro Ñielol, en la ciudad de Temuco, un lugar considerado sagrado por la cultura mapuche donde se efectuaban rituales religiosos y asambleas de tribus en el pasado.

A primera hora de este miércoles comenzaron a llegar representantes de las comunidades y grupos del pueblo originario chileno, en momentos de gran tensión en el sur del país luego de atentados contra empresas del sector y el asesinato de los hacendados Luchsinger-MacKay, que mantenían disputas territoriales con los mapuche.

El consejo busca coordinar acciones entre las distintas organizaciones, pero también soluciones a las demandas de esta etnia, que demanda el reconocimiento constitucional, la devolución de terrenos usurpados y mayor autonomía.

De acuerdo al vocero (werkén) del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, al diálogo fue invitado el presidente Sebastián Piñera, quien sólo envió representantes.

Se espera la asistencia de los gobernadores de Cautín y Malleco, quienes participarán como "observadores", además de representantes del oficial Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

La negativa de Piñera de asistir al encuentro deriva de las críticas sobre la representatividad del Consejo de Todas las Tierras y otros dirigentes, por lo que sólo se han reunido con lideres mapuches elegidos formalmente, como concejales u alcaldes.

Hasta el momento el gobierno ha efectuado reuniones con autoridades regionales y políticos de la zona, tratando de encontrar soluciones a la violencia de los últimos meses, pero la estrategia se centra en aislar a organizaciones que califican de "terroristas".