Managua. Este sábado arrancó oficialmente la campaña para las elecciones generales en Nicaragua del próximo 6 de noviembre para presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 para el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

La vocera del gobierno de Nicaragua, Rosario Murillo, candidata a ocupar la vicepresidencia del país por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), dijo que su partido inauguró la contienda electoral con numerosos actos culturales en todo el país.

"Estamos dando inicio a una campaña diferente, cualitativamente distinta. Una campaña que para nosotros es una gran escuela porque aprendemos juntos, seguimos aprendiendo juntos a convivir, a compartir, a ser solidarios, a ser verdaderamente cristianos, a poner en alto los ideales, los valores, las practicas socialistas y solidarias", dijo Murillo.

Dirigentes de los opositores partidos Liberal Constitucionalista (PLC), Conservador (PC) y Liberal Independiente (PLI) anunciaron que inaugurarán sus respectivas campañas este domingo, con concentraciones en varios departamentos en el norte de Nicaragua.

La campaña electoral nicaragüense arrancó en un clima tranquilo, sin debates públicos, ni confrontaciones verbales y bajo el señalamiento de un grupo opositor de que los comicios no son auténticos, por considerar que se trata de una "farsa electoral" debido a que no participan "los verdaderos opositores".

Políticos opositores agrupados en la Coalición Nacional por la Democracia dijeron que en los comicios del 6 de noviembre no hay por quién votar, razón por la cual llamaron a los ciudadanos a no votar.

La última encuesta de la firma M&R Consultores arrojó que el FSLN acapara más del 62% de la simpatía del electorado nicaragüense.