Cartagena, Andina. La VI Cumbre de las Américas, que inició este lunes su primera jornada en Cartagena, Colombia, con la participación de 33 Jefes de Estado y de Gobierno, tendrá el reto de hacer realidad los compromisos, que apuntan a superar problemas y necesidades, como la pobreza e inequidad y la integración física continental.

Los acuerdos y meta propuesta, según la página oficial de la Cumbre, es que "la declaración final no se quede en un documento de compromisos", como en el pasado, "sino que tenga resultados tangibles, medibles y concretos".

Asimismo, que los proyectos que surjan en Cartagena "tengan financiación y que haya una vigilancia y seguimiento para el real cumplimiento de los acuerdos" en la declaración final de la Cumbre, la cual culminará el 15 de abril.

Los participantes coinciden en la necesidad de transmitir un mensaje de unidad para afrontar problemas comunes y sumar esfuerzos frente a los nuevos retos. Sin embargo en esta Cumbre estará ausente Cuba, por presiones de Estados Unidos, señalan los analistas.

Tres eventos se llevarán a cabo en el marco de la VI Cumbre de las Américas; la primera será el Foro Social, a realizarse del 9 al 13 de abril, con la presencia de casi un millar de actores sociales de diferentes países del continente.

Cada actor tendrá su propia agenda de discusión, sus propuestas y programación alrededor de los cinco temas de la reunión hemisférica de dignatarios: pobreza e inequidad, seguridad ciudadana, desastres naturales, acceso y utilización de tecnología e integración física de las Américas.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que habría 174 millones de pobres en América Latina, de ellos 70 millones en condiciones de indigentes, mientras Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del mundo, de acuerdo a un informe de Amnistía Internacional sobre derechos humanos.

En una reunión empresarial, asistirán 12 mandatarios, entre ellos de Estados Unidos, Brasil y México, además de 567 representantes de empresas de nivel mundial y multinacionales, incluido de organismos financieros internacionales.

La Cumbre principal, con 33 jefes de Estado y de Gobierno y se realizará este fin de semana, "se ha catalogado como una oportunidad de los países para definir conjuntamente una agenda hemisférica al más alto nivel que aborde los desafíos urgentes e impulse un cambio positivo en beneficio de los ciudadanos de la región".

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, como país anfitrión, ha señalado que esta Cumbre es “una oportunidad de oro para que a través de la cooperación solidaria podamos llevarles a nuestros pueblos la prosperidad social y económica que tanto anhelan".

Además, consideró importante que el debate en torno al replanteamiento de la lucha contra el narcotráfico debe tratarse en la Cumbre, y también abogó por alternativas menos costosas y más efectivas para hacer frente a este flagelo.

Cerca de 15 mil miembros de la Fuerza Pública de Colombia, entre ellos 7.680 policías, 400 vehículos, 300 cámaras de video, seis robots antiexplosivos, vigilancia en 85 hoteles y helicópteros no tripulados, entre otros, darán seguridad a unos ocho mil participantes, precisaron los organizadores.