Con el turno de Bolivia se iniciaron los alegatos orales por la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, pasadas las 06:00 horas (hora de Chile).

La parte demandante se extenderá hasta este martes, en el mismo horario; mientras que Chile tendrá su momento para exponer el jueves y viernes.

La delegación boliviana está encabezada por el presidente Evo Morales, quien llegó junto a su canciller, Fernando Huanacuni, y los agentes encargados de la defensa.

El abogado iraní Payam Akhavan, contextualizó la demanda, relatando que Bolivia perdió el mar tras una invasión ocurrida en 1879. Sin embargo, sostuvo que en “1923 Chile declaró que siempre estarán predispuestos a negociar un acceso soberano al mar para Bolivia”.

Asimismo, añadió que “tras la Guerra del Chaco, el gobierno de Chile siguió reconociendo que existe una cuestión pendiente con Bolivia por resolver”.

Junto con ello, indicó que “la aprobación de declaración de la OEA en sentido que el acceso al mar es imprescindible para el desarrollo de un país, fue firmado por Chile.

Litigio se inició en 2013. Este proceso se inició en abril de 2013, cuando presentaron una solicitud para que la CIJ “falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al océano Pacifico”. Tras ello, la instancia se declaró competente.

El gobierno de Morales asevera que a lo largo del siglo XX, Chile ofreció en diferentes momentos solucionar el tema de un acceso soberano al mar tras la Guerra del Pacífico de 1879-1883, cuando Bolivia perdió 120.000 km2 de territorio y 400 km de costa, su única salida al océano, pero que nunca cumplió.

La posición boliviana apunta a la negociación, mientras que la nacional a que no hay asuntos limítrofes pendientes.