El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, pidió que se trabaje desde ahora para lograr un acuerdo vinculante contra el cambio climático en la cumbre de la ONU el año que viene en París que incluya a los grandes emisores como Estados Unidos y China.

"Dentro de 12 meses vamos a tener una oportunidad única para poner al mundo en el camino de una economía baja en carbono", dijo el comisario en una rueda de prensa con motivo de su participación la semana que viene en la cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático en Lima.

"El acuerdo tiene que ser sólido desde el punto de vista jurídico", continuó el comisario, quien reclamó además que implique a "todos los grandes emisores".

Cañete recordó que la UE se comprometió en octubre a un recorte de las emisiones de dióxido de carbono del 40% con respecto a los niveles de 1990 y destacó que países como Estados Unidos y China, que acaban de cerrar un acuerdo para combatir el calentamiento global, están siguiendo el ejemplo europeo.

"La UE va a tener lista su contribución (a la cumbre de París) ya en el primer trimestre de 2015", subrayó el comisario, y recordó que los trabajos ya han comenzado en Lima.

Según el político español, el bloque comunitario afronta la cita de Lima con cuatro objetivos.

En primer lugar, que haya un buen entendimiento de cuáles son los elementos clave el acuerdo de 2015, incluyendo también una visión clara y acordada sobre financiación y adaptación.

En segundo lugar, los europeos esperan lograr una decisión que garantice compromisos para reducir las emisiones de CO2 "transparentes, cuantificables y comparables".

También buscan un proceso internacional antes de la conferencia de París para considerar y analizar los compromisos que se propongan.

La UE espera que en Lima se pueda progresar y profundizar en los recortes de las emisiones de CO2 antes de 2020.

Cañete se refirió, por otro lado, a la necesidad de apoyar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático y recordó que la UE solo en 2013 ha dedicado 9.000 millones de euros a este fin.

Los Estados miembros se han comprometido además a aportar 4.600 millones de euros al llamado "fondo verde", destinado a combatir el cambio climático, de los 9.700 millones de euros comprometidos hasta ahora.

"Lima tiene que preparar el camino para que haya un acuerdo vinculante", añadió, al tiempo que recalcó que "tenemos que actuar juntos porque juntos podemos lograr lo que ningún país puede lograr por su cuenta".