Brasilia. Una comisión de la Cámara baja rechazó el jueves que el Supremo Tribunal Federal juzgue al presidente de Brasil, Michel Temer, acusado de actos de corrupción.

El voto no es vinculante, por lo que el pleno de la Cámara debe tomar una decisión sobre el tema.

Según la ley brasileña, dos tercios de los 513 miembros de la Cámara baja deben aprobar la acusación contra Temer para que pase a la Corte Suprema. Entonces, el máximo tribunal debería decidir si acepta someter a juicio al mandatario.

Si vota en favor de aceptarlo, Temer será enjuiciado y suspendido de forma inmediata de la presidencia por un plazo de hasta 180 días. El presidente de la cámara, Rodrigo Maia, ocuparía temporalmente el cargo en ese caso.