Teherán. Una comisión del Parlamento iraní votó este domingo a favor de recortar las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña, un día después que el presidente Mahmoud Ahmadinejad pidió "cooperación" con las grandes potencias.

La decisión de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, reportada por la agencia semioficial de noticias Fars, se produjo después de que el embajador de Gran Bretaña en Teherán criticara la política de derechos humanos de Irán.

"Después de los votos de los miembros de la comisión, se decidió romper totalmente las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña", citó Fars al legislador Mohammad Karami-rad.

Si la moción es respaldada por el Parlamento en su totalidad, presionaría al gobierno a reducir las relaciones con Gran Bretaña en un momento en que el nuevo ministro de Relaciones Exteriores ha instado a una "interacción positiva" con la Unión Europea.

El presidente del Parlamento, Ali Larijani, ha sido rival de Ahmadinejad desde que perdió frente a él en las elecciones presidenciales del 2005 y el reemplazo del ministro de Relaciones Exteriores ha subido las tensiones entre los dos.

El embajador británico, Simon Gass, fue citado este lunes por la cancillería iraní después de criticar el registro de derechos humanos de Irán en un artículo en el sitio web de la embajada.

Gran Bretaña posee una embajada en Teherán, a diferencia de su aliado Estados Unidos, que no mantiene relaciones con Irán.

Gass desestimó las críticas de legisladores. "Los parlamentarios afirman estar ofendidos por mi artículo de derechos humanos. Pero líderes iraníes critican regularmente a otros países incluyendo al Reino Unido", dijo en un mensaje a través de Twitter.

La política exterior -que es decidida por el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán en línea con las opiniones del líder supremo Ayatollah Ali Khamenei- se ha convertido en un campo de batalla de una lucha por el poder entre Ahmadinejad y un Parlamento preocupado porque el presidente está acumulando mucho poder.

El último signo de eso fue el brusco despido que realizó Ahmadinejad del ministro de Relaciones Exteriores, Manouchehr Mottaki, este lunes mientras estaba de visita en Africa.

Larijani dijo que la medida ofendió la dignidad de Mottaki. Mottaki mismo, aliado estrecho de Larijani, dijo que la forma de despedirlo fue "no-islámica, poco diplomática, ofensiva y fuera de las prácticas de la política".

Analistas dijeron que al despedir a Mottaki del Gabinete, Ahmadinejad había excluido a la facción "conservadora tradicional" de la que Larijani es su líder principal.

El sucesor de Mottaki, Ali Akbar Salehi, utilizó este sábado su discurso inaugural para hablar de la UE, llamando a una "interacción positiva" con el bloque del que Gran Bretaña es uno de sus principales miembros.

Aunque los analistas dicen que no esperan un cambio significativo en las políticas tras la partida de Mottaki, la retórica más positiva podría anticipar una mayor disposición a comprometerse en conversaciones con las potencias mundiales -incluyendo a Gran Bretaña- preocupadas por el programa nuclear de Irán.

El voto de la comisión  contra Gran Bretaña mostró que el Parlamento puede ser renuente a un acercamiento con las grandes potencias.