Bruselas, EFE. La Comisión Europea (CE) consideró este miércoles que la recesión económica que sufre España desde finales de 2011 podría prolongarse hasta 2014, pese a que preveía que el país creciera el 0,8% durante el próximo año.

El Ejecutivo comunitario dio a conocer este miércoles los países de la Unión Europea (UE) con desequilibrios macroeconómicos, en los que ha incluido a Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Italia, Hungría, Malta, Holanda, Finlandia, Suecia y Reino Unido, y a España y Eslovenia con desequilibrios "que pueden ser considerados excesivos".

En su capítulo dedicado a España, la CE indica que el proceso de desapalancamiento (reducción del porcentaje de deuda) que está llevando a cabo el sector privado en España está dando un "impulso negativo significativo" al consumo interno en el país.

Este proceso ha sumido a la economía de nuevo en la recesión desde finales de 2011, una situación que "podría extenderse en 2014", según los economistas de la Comisión.

Bruselas señala que los esfuerzos llevados a cabo por el país para contener la deuda pública también están constriñiendo la demanda interna.

Además, las "rigideces estructurales y las difíciles condiciones de financiación han obstaculizado un ajuste más rápido y menos costoso -en términos de producción y empleo- de la economía real", según la CE.

Por el contrario, "la contracción económica y el aumento del desempleo asociado están facilitando un proceso de desapalancamiento más prolongado", dice el documento.

Este análisis contrasta con los pronósticos publicados el pasado febrero por la propia Comisión Europea, en los que consideraba que la economía de España seguirá en recesión durante 2013, con una reducción del 1,4% del Producto Interior Bruto (PIB), pero esperaba que creciera el 0,8% en 2014.

El Ejecutivo comunitario mantuvo entonces los pronósticos que estableció para España en noviembre de 2012.

En el análisis publicado este miércoles, la CE reconoció los esfuerzos hechos ya por España, pero también determinó que sus desequilibrios son "excesivos" y subrayó la necesidad de tomar medidas como una revisión del impacto de la reforma laboral, completar "rápidamente" la reforma bancaria y reforzar las políticas activas de empleo.