Managua. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó esté miércoles que elevó a 295 la cifra de muertos en Nicaragua por la crisis sociopolítica que estalló en el país el pasado 18 de abril.

El secretario ejecutivo de la CIDH, el brasileño Paulo Abrão, anunció el nuevo número de víctimas fatales en Twitter. Abrão dijo que de los 76 muertos verificados durante la visita de la CIDH a Nicaragua a finales de mayo se pasó a los 212 de mediados de junio, 264 a principios de julio y 295 al día 24 de julio.

En una entrevista reciente, Abrão indicó que el Estado es el "único responsable" de la violencia en Nicaragua, porque a su entender, ha usado las fuerzas de seguridad para "reprimir, matar, provocar lesiones y detenciones arbitrarias" en los tres meses que lleva la peor crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua desde la década de 1980.

La cifra de fallecidos es un tema que entra en la duda, porque desde que se inició la revuelta en Nicaragua, debido a las reformas en la seguridad social y que derivaron en protestas generalizadas contra el Gobierno de Ortega y Murillo, es muy difícil llevar un conteo exacto.

Esto se explica por el caos que impera en el país centroamericano. Por lo mismo, la información que manejan las ONG que se encuentran en Nicaragua es diferente a la que tiene la CIDH. De hecho, las organizaciones locales hablan por lo menos de 351 muertos, sin que esté claro del todo cuántos fallecidos ha dejado esta crisis en realidad.