Washington. Estados Unidos intentó detener un envío de misiles rusos a Venezuela en el 2009 por temor a que llegaran a manos de la guerrilla de Colombia o de bandas de narcotráfico en México, dijo este domingo el Washington Post, citando cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks.

De acuerdo a los cables diplomáticos clasificados, a Washington le preocupaba la adquisición de armas rusas por parte de Caracas, que incluía helicópteros de combate, aviones militares Sukhoi y 100.000 rifles Kalashnikov, informó el diario.

El reporte citó un cable del Departamento de Estado estadounidense con fecha del 10 de agosto de 2009 que fue enviado a embajadas en Europa y Sudamérica, diciendo que las ventas de armas rusas a Venezuela totalizaban "más de 5.000 millones de dólares el año pasado y siguen en aumento".

El cable también expresaba preocupación por planes de España de vender naves y botes de patrulla a Venezuela.

Rusia reportó a inicios de este año ante el Registro de Armas Convencionales de la ONU la compra de un total de 1.800 misiles, señaló el diario. El general Douglas Fraser de la Fuerza Aérea estadounidense afirmó públicamente este año que Venezuela podría comprar hasta 2.400 misiles, de acuerdo al Washington Post.

Un experto en misiles de la Federación de Científicos Estadounidenses en Washington, Matt Schroeder, dijo al periódico que los proyectiles rusos estaban entre los más sofisticados del mundo y podían derribar a naves volando a 5.790 metros de altitud.

"Es la mayor transferencia registrada en la base de datos de la ONU en cinco años, como mínimo. No existe otro Estado en Latinoamérica de mayor preocupación respecto a una fuga que haya comprado tantos misiles", señaló Schroeder en el reporte, en una aparente referencia a que las armas adquiridas por Venezuela pudieran llegar a manos de la guerrilla colombiana de las FARC.