Santiago. Buena parte de los reos indígenas chilenos con 82 días en huelga de hambre, decidió este viernes deponer la protesta tras lograr un acuerdo con el gobierno del presidente Sebastián Piñera, que desistirá de imputarlos por cargos contemplados en una polémica ley antiterrorista.

El acuerdo se logró con la intervención de la
Iglesia Católica y pone fin a la crisis desatada por la treintena de integrantes de la etnia Mapuche, lo que se convirtió en un dolor de cabeza para el gobierno del mandatario de derecha..

"Finalizar este proceso (de diálogo) con que gran parte de los comuneros bajen la huelga es algo importante", dijo a periodistas el subsecretario de la Presidencia, Claudio Alvarado.

Los grupos que firmaron el pacto se encuentran en cárceles de las sureñas ciudades de Concepción, Temuco y Lebu.

La decena restante de acusados, internados en un penal de la localidad de Angol, decidirían el sábado si acogen la propuesta.

Las partes continuarán en una mesa de diálogo para buscar soluciones a otras demandas.

Los reos están acusados de delitos a la propiedad pública y privada. La mayor etnia indígena del país reclama el derecho de recuperar tierras que le pertenecen desde tiempos ancestrales en el sur del país.

Además, rechazan ser procesados simultáneamente por la justicia civil y militar y tener cargos tipificados en la ley antiterrorista, promulgada durante la dictadura de Augusto Pinochet, quien gobernó el país entre 1973 y 1990.