La XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno concluyó este sábado en el sur de España, con la firma de la Declaración de Cádiz, en la que se destacan los temas económicos, y el traspaso de la secretaría pro témpore a Panamá.

El rey Juan Carlos de España agradeció la asistencia al encuentro de día y medio y destacó la cooperación y confianza expresadas en esta cumbre que "refleja sin duda que la comunidad iberoamericana es una firme realidad".

"En un ambiente de intensa cercanía, amistad y cordialidad" se debatieron los asuntos de carácter económico, con el objetivo de mejorar el bienestar de las sociedades, indicó el rey.

Previo a dar por terminados los trabajos de la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, España y Portugal, Juan Carlos de España entregó la secretaría pro témpore a Panamá, país que será sede de la XXIII edición los días 18 y 19 de octubre de 2013.

"La Comunidad Iberoamericana es una firme realidad" y por ello "debemos mirar con nuevos ojos lo mucho que hemos recorrido y lo mucho que también nos queda por hacer", indicó el mandatario en su breve discurso de clausura.

El rey agregó que ahora corresponderá a Panamá dirigir a la comunidad de naciones y confió en el "brío y la imaginación" que caracteriza al pueblo panameño.

Subrayó la importancia de "que los jefes de Estado y de Gobierno continuemos reuniéndonos y estemos hoy en Cádiz conversando sin cortapisas en un ambiente de intensa cercanía, amistad y cordialidad, lo que refleja, que la Comunidad Iberoamericana es una firme realidad".

"Nuestra ilusión y nuestro esfuerzo al preparar esta cumbre se han visto recompensados", añadió.

La Declaración de Cádiz aprobada por los dignatarios gira en torno a seis ejes principales que respaldan la promoción de políticas de crecimiento que faciliten la creación de empleo, la potenciación de los mercados regionales y la proyección de las pequeñas y medianas empresas.

Por su parte, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, quien recibió la secretaría pro témpore del bloque, expresó un saludo al pueblo y gobierno españoles y subrayó que su país se convertirá en la capital iberoamericana el próximo año.

De acuerdo con el mandatario panameño, la cumbre de 2013 se centrará en el papel económico, político, social y cultural de la comunidad iberoamericana en el contexto mundial.

La XXIII Cumbre Iberoamericana coincidirá con el 500 aniversario del descubrimiento del mar del Sur, además de otros temas de gran importancia para Panamá.

Martinelli recibió del rey Juan Carlos de España el testigo de la preparación de la próxima cumbre.

Esos asuntos regionales sin resolver que surgen en las cumbres. La XXII Cumbre Iberoamericana también sirvió para que los distintos jefes de Estado y otros dignatarios se pronuncien sobre asuntos políticos sin resolver.

Es el caso de Bolivia, donde su presidente Evo Morales reclamó este sábado en el foro que recurrirá a los tribunales internacionales si Chile no renegocia el Tratado de 1904 para acoger la demanda de su país de tener una salida soberana al mar.

Al mismo tiempo, Morales señaló que "si no hay solución cualquier país tiene derecho a apelar a los organismos internacionales" y luego se refirió al Tratado de 1904, que fija los límites entre las dos naciones, suscrito tras la Guerra del Pacífico de 1879-1881, en la cual los bolivianos perdieron su litoral en el Pacífico.

Al mismo tiempo, el presidente boliviano también habló sobre el cultivo de la hoja de coca y destacó el hecho de que, según datos de Naciones Unidas, "Bolivia es el único país del mundo que ha reducido más del 12% de cultivo de coca" y aseguró que ahora se hace respetando los derechos humanos, no como antes, "que había muertos y heridos".

Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, señaló en su intervención en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz que su gobierno "quiere la paz y tiene toda la determinación y voluntad de llegar a un acuerdo" en las negociaciones con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

A su vez se refirió al comienzo de la segunda fase de las negociaciones el próximo lunes en Cuba para agradecer a todos los países que están prestando apoyo o que lo han ofrecido.

Asimismo, el presidente de la Comisión Europea, (CE) José Manuel Durao Barroso, consideró que ve "muy difícil" un acuerdo sobre el presupuesto de la Unión Europea (UE) para el periodo 2014-2020 y reprochó a algunos países que mantengan posiciones "inimaginables" planteando recortes en programas esenciales de solidaridad.

Además, Durao Barroso calificó de "fructífera "la reunión que mantuvo este viernes en Cádiz con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y en la que ha dicho que pasaron revista a la actualidad europea y española e intercambiaron opiniones sobre el futuro presupuesto de la UE.

También aprovechó la jornada de este sábado, para ratificar a preguntas de los periodistas, que si Cataluña saliera de España, estaría fuera de la Unión Europea (UE) y que tendría que empezar a negociar su adhesión a la UE.

Por su parte, el presidente Portugal, Aníbal Cavaco Silva, en su intervención de este sábado en la Cumbre de Cádiz, elogió a Latinoamérica como "uno de los principales motores de la economía mundial" y valoró que la colaboración iberoamericana es "una inversión de futuro", cuando Europa todavía trabaja para corregir sus desequilibrios y recuperar el crecimiento.

Luego, después de recordar cómo los países latinoamericanos pasaron en las últimas décadas por crisis semejantes a la que atraviesa hoy Europa y pusieron en marcha un amplio programa de reformas, consideró que reforzar las relaciones con el otro lado del Atlántico es hoy una "prioridad".

Otra de las distintas intervenciones de este sábado en la XXII Cumbre Iberoamericana fue la del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría, quien expresó a la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, su disposición a colaborar con las reformas de las Administraciones Públicas en España impulsadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Por último, también fueron notorias las declaraciones del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, en el sentido de la importancia de apoyar a las pequeñas y medianas empresas iberoamericanas con el objetivo de crear empleo.

El presidente del BID, cuyas declaraciones recogen todos los medios digitales españoles, es el principal organismo de financiación regional, y Moreno resaltó en la cumbre una ayuda "para construir un ecosistema" de respaldo a las pequeñas y medianas empresas, de gran potencial para el crecimiento y empleo.