Santiago, Xinhua. La Sexta Sesión Plenaria de la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana (EuroLat) concluyó este viernes con una ceremonia en la sede del Congreso chileno en Santiago.

Durante estos tres días de reuniones, los diputados europeos y latinoamericanos debatieron cuestiones como la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, la globalización y la crisis financiera, la prevención de desastres naturales, la participación ciudadana, la transparencia y la corrupción.

También hablaron sobre el comercio de materias primas, la educación y la minería.

Los parlamentarios harán llegar sus recomendaciones a los jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán este fin de semana en la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea (Celac-UE).

En la sesión de hoy, se aprobaron tres resoluciones con propuestas sobre la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, la globalización y la crisis financiera, y la prevención de desastres naturales.

La resolución aprobada sobre la lucha contra el tráfico de drogas incluyó mejorar la coordinación de las políticas nacionales contra el narcotráfico y el lavado de dinero.

También plantearon la necesidad de defender un enfoque preventivo, destinado especialmente a los grupos más vulnerables de la sociedad, y proponen focalizar las acciones represivas en las organizaciones criminales violentas.

En este sentido, los legisladores sugirieron un estudio sobre posibles penas alternativas para vendedores de drogas a pequeña escala, teniendo en cuenta que muchos de ellos han sido víctimas de violencia o han entrado en el negocio para escapar de la miseria.

Además, los representantes ante la Euro-Lat consideraron fundamental acabar con la criminalización de los adictos a las drogas, y sugirieron la reintegración social de quienes lo necesiten.

Asimismo, instaron a revisar la clasificación de sustancias ilícitas, formulada hace 50 años, "equilibrando los niveles de fiscalización con los de daño, basándose en datos científicos".

Por último, se hizo hincapié en la necesidad de respetar las tradiciones culturales de los pueblos latinoamericanos.

La segunda resolución abogó por regular con urgencia los fondos de cobertura, los fondos de alto riesgo ("hedge funds"), los fondos especulativos y las agencias de calificación.

Los parlamentarios también pidieron a los países del área Celac-UE que se comprometan a desmantelar los paraísos fiscales en sus territorios y adopten todas las medidas necesarias, incluidas sanciones, contra ellos y las empresas y particulares que recurren a sus servicios.

La Euro-Lat solicitó a los países de Celac-UE que eviten la adopción de medidas proteccionistas, favoreciendo un sistema comercial multilateral abierto, leal y justo. Asimismo, pidieron a estos Estados que promuevan la seguridad jurídica de las inversiones.

Se destaca que los recortes de gasto en tiempos de crisis deben racionalizarse, priorizando sectores que den empleo (I+D, educación, crédito a bajo interés a familias y pymes).

Asimismo, plantearon que "la creación en Europa de un Fondo Monetario Europeo y un sistema de eurobonos puede ser el avance hacia el gobierno económico que la UE necesita".

También apoyaron la constitución de un Fondo Regional de Reservas y de Estabilización Macroeconómica para América Latina y el Caribe, que permita utilizar sus ahorros y ampliar la cooperación entre sus países.

La UE es el segundo socio comercial más importante de América Latina (y primero para Mercosur y Chile), además de la principal fuente de inversión extranjera directa en la región.

La EuroLat pidió a los gobiernos europeos y latinoamericanos nuevas medidas en la coordinación y prevención de catástrofes naturales, como la creación de un Centro Birregional de Prevención que ayude a elaborar estrategias comunes y a desarrollar un sistema de información y alerta para emergencias.

En las últimas décadas, unos 200 millones de personas se han visto afectadas por catástrofes naturales.

La resolución solicitó tomar en cuenta la prevención de las catástrofes naturales en las políticas de desarrollo, y apoyar la inclusión de las sequías en los planes de gestión de riesgos.

Los diputados también recomendaron a los gobiernos transferir determinados riesgos a compañías de seguros, creando así una protección en caso de pérdidas nacionales de gran magnitud imposibles de afrontar por un solo Estado.

La Asamblea Parlamentaria de las dos regiones cuenta con 150 parlamentarios, 75 de Celac y 75 de la UE.