Boston. Un doctor dominicano fue sentenciado a prisión este jueves en Boston por ofrecer alterar quirúrgicamente las huellas digitales de inmigrantes ilegales, dijo el Departamento de Justicia.

El caso forma parte de una serie de intentos en los últimos años para subvertir el nuevo programa biométrico de seguridad fronteriza del gobierno federal, conocido como Sistema Automático de Identificación de Huellas Dactilares.

José Elías Zaiter-Pou, de 62 años, se declaró culpable de conspiración para ocultar inmigrantes ilegales de la detección de las agencias del orden, alterando quirúrgicamente sus huellas digitales a cambio de dinero.

Él fue sentenciado a un año y un día en prisión, seguido por la deportación y tres años de libertad vigilada.

Autoridades dijeron que Zaiter-Pou se reunió en un hotel en Woburn, Massachusetts, con un informante del gobierno que se hacía pasar por un inmigrante ilegal, y acordó alterar las huellas digitales del informante por US$4.500.

El doctor llevó equipo quirúrgico, antibióticos y analgésicos a la reunión, que fue grabada en secreto.

Zaiter-Pou describió cómo removería quirúrgicamente una porción de la yema del dedo y luego volvería a suturarla para crear una nueva huella digital irreconocible.

Las huellas digitales de cada persona que entra a Estados Unidos, ya sea a través de lugares establecidos de ingreso o si es atrapado tratando de cruzar ilegalmente la frontera, son cotejadas en el sistema.

En segundos, las huellas son comparadas con las de bases de datos de agencias del orden en busca de previas infracciones inmigratorias u órdenes vigentes de arresto de la persona.

Se sabe que algunos inmigrantes ilegales se han quemado la yema de los dedos, las han desgastado usando limas, las han sumergido en ácido e incluso han recurrido a la cirugía para evitar ser detectados.

En 2007, un doctor mexicano fue acusado en Pensilvania de remover quirúrgicamente las huellas digitales de narcotraficantes, substituyéndolas con piel extraída de la planta de sus pies.